Por lo general, los berros se consumen crudos, en forma de ensaladas. Los berros frescos son más nutritivos, al igual que el resto de hortalizas. En el proceso de cocción pierden gran parte de las vitaminas y minerales que presentan en su composición. Por ello, una opción que se puede emplear para que no haya tanta pérdida de nutrientes es cocinarlos al vapor. Las hojas del berro sirven para decorar y dar un sabor especial a ensaladas, bocadillos y salsas. Además se suelen utilizar como acompañamiento de carnes, pescados y platos de pasta o arroz. En otros casos se utilizan únicamente como condimento como ocurre con las sopas y las cremas.
1