Receta de Bizcocho de nata casero muy esponjoso

Receta de Bizcocho de nata casero muy esponjoso

¿A quién no le gusta un bizcocho casero? A nosotros nos encantan y, por ello, en esta receta enseñaremos a preparar un sencillo pero original bizcocho de nata, con un sabor muy agradable. La nata, también conocida como crema de leche, aporta a los bizcochos un extra de esponjosidad inigualable, especialmente si la añadimos a la masa montada, además de proporcionar una textura muy suave. Si a esto añadimos otros ingredientes que también ayuden a leudar la masa, como las claras de huevo batidas, o a potenciar el sabor del bizcocho, como esencia de vainilla o jugo de limón, ¡el éxito está más que asegurado!

En RecetasGratis te enseñamos cómo un hacer bizcocho de nata casero, sencillo, esponjoso y económico, ¡además de fácil! Y para que quede todavía más esponjoso, compartimos todos nuestros trucos así como otras propuestas para elaborar distintas versiones cada vez.

10 comensales 45m Postre Dificultad baja
Características adicionales: Coste barato, Recetas al horno
Ingredientes:
Pasos a seguir para hacer esta receta:
1

Separamos las claras de las yemas de los huevos. De esta forma, el bizcocho de nata nos quedará mucho más esponjoso.

2

Después, batimos las yemas con el azúcar y el aceite hasta integrar por completo. Recomendamos emplear unas varillas eléctricas para este paso, puesto que nos permitirá batir mucho mejor los ingredientes y añadir una mayor cantidad de aire.

3

Aparte, montamos las claras, también, con unas varillas eléctricas preferiblemente. Sin duda, este paso es uno de los grandes trucos para conseguir un bizcocho de nata esponjoso, ya que introduce muchísimo aire a la masa.

4

Cuando tengamos las claras montadas, las agregamos a las yemas batidas e integramos con movimientos envolventes suaves, puesto que no queremos que pierdan volumen.

5

Montamos la nata y la incorporamos también la masa, haciendo los mismos movimientos envolventes. Precalentamos el horno a 180 ºC con calor arriba y abajo.

6

Por último, agregamos la harina tamizada junto con los polvos de hornear y mezclamos. Es muy importante no saltarse el paso de tamizar la harina si queremos obtener un bizcocho de nata muy esponjoso. ¿Por qué? Muy sencillo, porque al tamizarla se rompen los grumos y se consigue airear la harina, algo fundamental para lograr que la masa suba adecuadamente en el horno.

7

Vertemos la masa en el molde previamente engrasado con mantequilla o aceite, lo que más nos guste. Horneamos el bizcocho de nata con calor solo abajo durante 30 minutos. Después, activamos también el calor arriba y horneamos unos 10 minutos más, aunque es importante resaltar que dependiendo del tipo de horno el tiempo de cocción puede variar. Esto quiere decir que es fundamental conocer el electrodoméstico que tenemos, puesto que si nuestro horno es de los que calientan bastante, con 35-40 minutos será suficiente. Ahora bien, si no calienta tanto es posible que el tiempo ascienda a 45-50 minutos.

Truco: Nosotros hemos usado un molde de unos 20 cm de diámetro.

8

Dejamos que se enfríe un poco, desmoldamos y colocamos el bizcocho sobre una rejilla para que se acabe de enfriar. Esta receta de bizcocho de nata montada es muy fácil y podemos hacerla para cualquier ocasión. Así mismo, esta torta de nata es perfecta para elaborar pasteles de cumpleaños, puesto que podemos cortarla por la mitad, rellenarla de mermelada de fresa, por ejemplo, y cubrirla con ganache de chocolate. Por supuesto, también podemos decorar el bizcocho con más nata montada.

Si te ha gustado la receta de Bizcocho de nata casero muy esponjoso, te sugerimos que entres en nuestra categoría de Recetas de Bizcochos.

Cómo hacer un bizcocho de nata muy esponjoso

A lo largo de toda la receta hemos compartido algunos trucos para conseguir un bizcocho de nata muy esponjoso. No obstante, a continuación mostramos un resumen de los mismos y añadimos alguno más:

  • Batir muy bien los ingredientes es una de las claves para lograr un bizcocho esponjoso. Esto es así debido a que nos permite añadir todo el aire posible a la masa, que es lo que hará que después suba en el horno.
  • Tamizar la harina es fundamental para romper los grumos formados y airearla.
  • Todos los ingredientes deben estar a temperatura ambiente excepto la nata, que ha de estar muy fría.
  • Precalentar el horno es otra de las claves, ya que así es mucho más fácil que se empiece a cocinar la masa. En este sentido, recomendamos precalentarlo con calor arriba y abajo.
  • Una vez introducido el bizcocho en el horno, es muy importante cocinarlo solo con calor abajo para que la masa pueda subir correctamente. Si dejamos el calor arriba, corremos el riesgo de que se haga por fuera pero quede crudo por dentro. El calor arriba lo activaremos cuando queden pocos minutos para finalizar la cocción, sobre todo si queremos que la parte superior quede dorada y crujiente.

Más trucos para hacer un bizcocho esponjoso en este artículo.

Otras recetas de bizcocho de nata

Hemos compartido la receta original de bizcocho de nata, la de la abuela, no obstante, hoy en día existen una infinidad de variedades, siendo las siguientes las más populares:

  • Bizcocho de nata y yogur
  • Bizcocho de nata y nueces
  • Bizcocho de nata y limón
  • Bizcocho de nata y chocolate

Para hacer el bizcocho de nata y yogur, agregaremos a la receta un yogur natural y lo añadiremos a la masa junto con las yemas. Para preparar el bizcocho de nata y nueces simplemente debemos añadir al final de la receta un puñado de nueces picadas. Para elaborar el bizcocho de nata y limón verteremos el jugo de un limón al montar las claras. Y para el bizcocho de nata y chocolate, recomendamos seguir la misma receta y cubrir la torta con chocolate fundido, o incorporar a la masa 200 gramos de harina y 50 gramos de cacao puro en polvo.