Receta de Bizcocho de queso fresco

Receta de Bizcocho de queso fresco

El queso fresco aporta a la masa del bizcocho un toque de sabor y textura inigualable. Además, nos queda un bizcocho muy esponjoso y jugoso, ideal para el postre, el desayuno o la merienda.

Los bizcochos caseros son una forma perfecta de aprovechar esos ingredientes que se quedan en la nevera sin saber qué hacer con ellos, o de integrar varios sabores en un único postre. Así, aunque los más populares son los bizcochos de vainilla, de chocolate o de frutas, los elaborados con queso quedan igualmente increíbles. Por ello, sigue leyendo para descubrir en RecetasGratis cómo hacer un bizcocho de queso fresco esponjoso y delicioso.

10 comensales 1h 30m Postre Dificultad baja
Características adicionales: Coste barato, Recetas al horno
Ingredientes:
Pasos a seguir para hacer esta receta:
1

Batimos el queso y la mantequilla hasta obtener una crema homogénea. Se puede utilizar queso fresco de Burgos, queso fresco batido o el que más nos guste.

2

Vamos añadiendo el azúcar poco a poco y batimos hasta que esté bien integrado en la masa del bizcocho de queso.

3

Ahora, agregamos los huevos uno a uno. De esta forma, no añadimos el siguiente huevo hasta que el anterior esté bien mezclado.

4

Incorporamos la harina mezclada con la levadura poco a poco a la masa.

5

Ponemos la mezcla en el molde y horneamos el bizcocho de queso fresco con el horno precalentado a 170 °C, durante aproximadamente 1 hora. Vigilamos que no se queme y comprobamos con una aguja si está hecho o no.

6

Cuando esté, lo sacamos, dejamos que se enfríe y disfrutamos de esta deliciosa receta de bizcocho de queso esponjoso.

Si te ha gustado la receta de Bizcocho de queso fresco, te sugerimos que entres en nuestra categoría de Recetas de Bizcochos.

Bizcocho de queso - Trucos y recomendaciones

Tras repasar la receta de bizcocho de queso fresco, ha llegado el momento de compartir algunos trucos para conseguir un bizcocho de queso esponjoso, jugoso y delicioso:

  • Tamiza la harina para romper los grumos y airearla. Si no lo haces, esos grumos se quedarán en la masa y no esponjará adecuadamente en el horno.
  • Todos los ingredientes deben estar a temperatura ambiente para que se puedan batir correctamente.
  • Al momento de batir la mantequilla con el queso, es fundamental hacerlo con energía para poder introducir todo el aire posible y esponjar bien estos ingredientes. Para ello, recomendamos utilizar varillas eléctricas o un robot.
  • Con los huevos ocurre lo mismo, si batimos enérgicamente logramos airear mejor la masa. Por ello, también, se aconseja introducirlos uno a uno.
  • El horno debe estar caliente al momento de hornear el bizcocho de queso para que pueda subir adecuadamente y cocinarse de forma pareja. En este sentido, es importante precalentarlo con calor arriba y abajo pero cocinar el bizcocho solo con calor abajo, al menos, durante los primeros 30 minutos.

Más trucos en este artículo, no te lo pierdas: "Cómo hacer un bizcocho esponjoso".

Variantes del bizcocho de queso

Esta es una receta con queso fresco, pero también se puede hacer un bizcocho de queso mascarpone o un bizcocho de queso Philadelphia y yogur. Así mismo, existen las siguientes combinaciones:

  • Bizcocho de queso y chocolate
  • Bizcocho de queso y limón
  • Bizcocho de queso y nueces
  • Bizcocho de queso y leche condensada
  • Bizcocho de queso fresco y plátano
  • Bizcocho de queso fresco y manzana

Y si lo que quieres es aprender a preparar el popular bizcocho de queso japonés, no te pierdas esta otra receta: "Cheesecake japonés".