Receta de Ensalada de garbanzos con tomate y cebolla

Receta de Ensalada de garbanzos con tomate y cebolla

Los garbanzos son una excelente fuente vegetal de proteínas, junto a las lentejas, soja, y el chícharo. Este grupo selecto de legumbres, posee un mayor contenido proteínico que otras leguminosas. Por este motivo, los garbanzos y las lentejas son muy populares entre los vegetarianos y veganos, pues proporcionan excelentes nutrientes a sus dietas diarias. Sin embargo, esta legumbre es perfecta para todos, pues complementa cualquier dieta balanceada. Además, como si fuera poco, los garbanzos pueden conservarse por largos periodos de tiempo, si los congelas después de cocidos.

Sin embargo, las proteínas de los garbanzos no son completas, por lo cual se deben compensar con cereales y vegetales. Por este motivo, para disfrutar esta leguminosa en su máxima expresión, es aconsejable elegir recetas que reúnan ese balance nutricional. RecetaGratis ha pensado en esto y seleccionó para ti esta preparación: ensalada de garbanzos con tomate y cebolla…, ¡deliciosa!

2 comensales 2h 30m Entrante Dificultad baja
Características adicionales: Coste barato, Recomendada para veganos, Recomendada para vegetarianos, Recomendada para perder peso, Hervido
Ingredientes:
Pasos a seguir para hacer esta receta:
1

Selecciona los garbanzos, desecha ramas y piedras. Deja las legumbres en remojo la noche anterior a la preparación. Al día siguiente desecha el agua y lava los garbanzos bajo el grifo varias veces. Luego, escurre muy bien el agua.

2

Coloca los garbanzos en un cazo con agua. El liquido debe cubrir las leguminosas por completo. Deja que se cocinen hasta que el grano esté tierno. Luego, agrega 1 cebolla, 1 dientes de ajo (machacado), 2 cucharadas de vinagre, sal y pimienta. Existen muchas otras formas de sazonar, según sea tu preferencia, de manera que puedes variar los ingredientes.

3

Dispón todos los ingredientes en la mesa de trabajo. No olvides también colocar todos los enseres necesarios. Limpia bien los vegetales.

4

Lava los guisantes (enlatados) 2 veces bajo el grifo. Luego, utiliza un colador y escurre muy bien. Reserva los guisantes en un cuenco para seguir con la preparación de la ensalada de garbanzos con tomate y cebolla.

5

Deposita el trigo en agua, tres partes de agua por una del grano. Deja reposar por 20 minutos.

6

Luego, cocina el trigo durante 10 minutos. Retira de fuego, escurre el agua, deja refrescar y reserva.

7

Corta en cubos el tomate y la cebolla verde en rodajas. También pica el perejil, la hierbabuena y 1/4 de limón, pero finamente. Reserva todos los ingredientes.

8

Prepara el aderezo con el aceite de oliva, el zumo de medio limón (preferible lima) y salpimienta al gusto. Reserva y continúa con la receta de ensalada de garbanzos con tomate y cebolla.

9

Incorpora todos los ingredientes en un bol grande y añade el aderezo. Mezcla muy bien los ingredientes pero de forma gentil, así la presentación final será visualmente apetitosa. Y una vez finalizada la preparación..., ¡a darle gusto al paladar!

10

Refrescante, energética, sabrosa, en pocas palabras..., ¡magnifica! Esta ensalada de garbanzos con tomate y cebolla es muy versátil, puesto que puede ser plato principal o acompañante de unas hamburguesas de maíz o unas albóndigas veganas de zanahoria. Te invito a refrescar tu mesa, con esta receta. ¡Espero tus comentarios!

Si te ha gustado la receta de Ensalada de garbanzos con tomate y cebolla, te sugerimos que entres en nuestra categoría de Recetas de Ensaladas saludables.

Beneficios y contraindicaciones de la ensalada de garbanzos

Esta receta en particular te encantará, pues la ensalada de garbanzos con tomate y cebolla es muy refrescante y enérgica. Los garbanzos le otorgan a esta preparación un gran aporte energético que te saciará. Mientras, que el perejil, la cebolla verde, el tomate, los guisantes y el trigo completan el equilibrio nutritivo, aportando al paladar varias texturas y además gracia al sabor. Por otra parte, las notas cítricas del limón (preferiblemente lima), te refrescará el paladar junto a la hierbabuena, creando un balance perfecto con el resto de los ingredientes.

Por otro lado, el contenido alimenticio de los garbanzos, abarca un amplio espectro de nutrientes. Poseen poderosos antioxidantes: polifenoles, fitonutrientes, betacaroteno, vitaminas (A, del complejo B, C, D, E y K). Además, minerales como: hierro, fósforo, magnesio, cobre y zinc. Por otra parte, contiene ácido fólico, importante vitamina del complejo B. Como si fuera poco, también posee ácidos grasos omega 3, que representan las únicas grasas que posee.

Contraindicaciones

Las personas con cálculos renales, piedras en la vesícula, gota o similares, deberían vigilar el consumo de garbanzos, debido a sus altos aportes de purina. El cuerpo suele descomponer a estas purinas en el ácido úrico, lo cual resulta perjudicial para quienes padecen estas dolencias.