Receta de Flan de leche cubano

Receta de Flan de leche cubano

La gastronomía latinoamericana está llena de complicidades, de recuerdos, de legados familiares, de herencias multiétnicas, de simplicidad y refinamiento, de exóticas sorpresas y mucho sentimiento. Por esta razón, RecetaGratis, una vez más, te trae una muestra de la extensa repostería americana: el flan de leche cubano. Al degustar este dulce, tus sentidos viajarán a tierras cálidas, de arenas blancas y platos de gran sabor ancestral.

Esta receta es facilísima de preparar, solo necesitas disponer de todos los elementos necesarios para la receta, mezclar los ingredientes, preparar el caramelo, cocinar el flan y finalmente…, desmoldar. ¡Sí! Preparar este exquisito flan solo requiere ánimo y ganas de degustar un dulce muy sabroso. Sigue leyendo y descubre cómo hacer flan de leche cubano paso a paso. ¡Buen provecho!

8 comensales 2h 30m Postre Dificultad baja
Características adicionales: Coste barato, Baño María, Receta tradicional de Cuba
Ingredientes:
  • Para el flan cubano
  • Para el caramelo
Pasos a seguir para hacer esta receta:
1

Prepara la mesa de trabajo con todos los ingredientes necesarios para elaborar esta deliciosa receta cubana. Calcula las cantidades adecuadas de cada ingrediente, con un utensilio diseñado para esta finalidad. Y recuerda, si los huevos están en el refrigerador debes sacarlos 30 minutos antes para que se ambienten. Luego, bátelos un poco y reserva junto a los otros ingredientes.

2

Utiliza un bol profundo para añadir todos los ingredientes poco a poco y uno a uno. Mezcla muy bien, hasta lograr una consistencia pareja. Reserva. ¡Así de simple es el flan de leche cubano!

3

¡Hora de preparar el caramelo! Dentro de la misma flanera, deposita el azúcar y verte el agua. Vigila el caramelo hasta que adquiera un color rubio. Cuando empiece a tornarse rubio, con mucho cuidado de no quemarte, mueve la flanera girándola como una rueda para impregnar sus paredes internas con el caramelo. Luego, vierte la mezcla del flan de leche que reservaste dentro de la flanera.

4

Prepara el baño María para colocar la flanera. El procedimiento es muy sencillo:

  1. Utiliza una olla grande, donde pueda caber el recipiente para flan.
  2. Llena la cacerola con agua, hasta cubrir las 3/4 partes del recipiente.
  3. Finalmente, tapa la superficie de la flanera para que no entre agua, sino el quesillo se dañará.

El tiempo de cocción de este flan de leche casero es entre 1 hora o 1 hora y media aproximadamente, o hasta que cuaje el quesillo. Al cumplirse la hora, pincha el centro del flan con un palillo o cuchillo, solo hasta la mitad, si sale seco está listo. De lo contrario, sigue cocinando y comprobando con el palillo hasta que salga seco. Luego, deja refrescar a temperatura ambiente y lleva el flan cubano a la nevera. Espera un mínimo de 5 horas o hasta el día siguiente, que es más recomendable.

5

Al cumplirse el tiempo, saca el flan del refrigerador y deja que repose hasta que obtenga temperatura ambiente.

Para desmoldar, agita suavemente la flanera, de lado a lado. Verás cómo el flan de leche se desmolda suavemente, despegándose los bordes del dulce de las paredes del recipiente. Luego, Coloca un plato llano de tamaño adecuado para el quesillo encima de la flanera y voltea. ¡A degustar todos!

6

El mundo de la repostería latinoamericana es muy amplio y variado. Si decides viajar a Cuba por el camino de los sabores, por favor, cuéntame tú experiencia. ¿Una foto de tu flan? ¡Sería genial!

Si te ha gustado la receta de Flan de leche cubano, te sugerimos que entres en nuestra categoría de Recetas de Flan.

Explorando los postres de la cocina latinoamericana

La cocina latinoamericana, posee gran cantidad de platillos muy semejantes entre país y país, en cuanto a ingredientes y formas de preparación. Un buen ejemplo de esta peculiaridad es la gran semejanza entre los postres cubanos y los venezolanos: los cascos de guayaba con queso crema, dulce de leche cortada, arroz con leche, natilla de vainilla o chocolate, buñuelos de yuca, flan de calabaza, fanguito (dulce de leche parecido al dulce de leche argentino, la cajeta mexicana o al arequipe venezolano), mermelada de guayaba y el majarete, entre otros. Esta lista de dulces, además de guardar semejanza en la recetas, también se les reconoce por los mismos nombres, en ambos países.

También, existen casos en los cuales los postres poseen nombres diferentes pero semejanzas en la preparación o el resultado final, como es el caso del boniatillo y el coco prieto, cuyos equivalentes venezolanos son el dulce de batata y el dulce de coco. ¡Nada más de mencionarlos se me agua la boca!

Este también es el caso del quesillo cubano, que es muy semejante al quesillo venezolano. La única diferencia distinguible está en los ingredientes esenciales, que varían un poco. Pues, mientras el quesillo venezolano se realiza con huevo, leche condensada y leche entera; el flan de leche cubano utiliza entre sus ingredientes huevos, leche condensada y…, leche evaporada. En cuanto a la preparación, no existe una diferencia importante.