Receta de Flan de requesón casero

Receta de Flan de requesón casero

Esta deliciosa receta de flan de requesón casero se reduce a 4 pasos: Mezclar todos los ingredientes, preparar el caramelo, cocinar en baño de María la mezcla, desmoldar y... ¡degustar! Es tan simple la realización de este postre con requesón que incluso... ¡no necesita horno!

Además, esta receta posee otra cualidad que la hace irresistible...es un flan de... ¡queso! ¿Imaginas la cremosa textura de este manjar? Por su exquisito sabor semi dulce es ideal para acompañar postres más dulces, equilibrando el sabor. ¡Excelente acompañante! Por esta razón, puedes incluso sustituir el caramelo por algún almíbar de tu preferencia. Una sugerencia: almíbar de maracuyá. Esta mezcla es explosiva por la frescura del dulce de parchita y la consistencia del flan de queso sin horno. Te recordará la tarta de queso y parchita. Un postre simplemente… ¡Inolvidable!

Los flanes y quesillos viven en el imaginario gastronómico de muchos, pasando de generación en generación, creando a su paso más y más adeptos. Las versiones de flanes son infinitas: flan de chocolate, flan de parchita, flan de coco, flan de castañas, entre otras. Por esta razón en RecetasGratis deseamos que te deleites con un sabor que permanece en el tiempo, en una versión particularmente exquisita: flan de requesón casero.

10 comensales 2h 30m Postre Dificultad baja
Características adicionales: Coste barato, Baño María
Ingredientes:
  • Para el flan de queso:
  • Para el caramelo:
Pasos a seguir para hacer esta receta:
1

Prepara la mesa de trabajo con los utensilios necesarios para la preparación de esta receta de flan de requesón casero. Sería recomendable tener algún tipo de envase medidor para facilitarte el trabajo. Desmenuza el queso, separa las tres yemas de huevo y mide las proporciones del resto de los ingredientes. Una vez listo todo, comencemos con la preparación del flan de queso sin horno.

2

Utiliza un recipiente para mezclar todos los ingredientes para el flan de queso. Es muy importante que se integren muy bien todos los elementos, hasta lograr una textura pareja y fina. Reservar la mezcla en la nevera durante 30 minutos.

Para lograr la consistencia perfecta puedes utilizar una varilla manual, una batidora o la licuadora. En el caso de que no tengas a la mano ninguno de estos utensilios, puedes hacer como yo: para esta receta utilicé un envase para mezclar, tipo coctelera. Es un poco más incómodo porque tienes que mezclar por partes y evitar desperdiciar la mezcla pero el resultado es...¡genial! También podrías utilizar una botella mediana con tapa.

Truco: Si no consigues leche evaporada la puedes preparar tu mism@. Sólo necesitas un litro de leche y llevarla al fuego hasta reducirla. El proceso con leche líquida y leche en polvo tiene pequeñas variantes entre ambos.

3

Utiliza una flanera, olla o envase destinado para el baño María. Si utilizas una olla para esta misión, no debe poseer asas.

Vacía el azúcar que reservaste para el caramelo líquido, dentro de la flanera. Rocía agua que sólo humedezca parte del azúcar y no lo sobrepase. Cocina sin descuidar hasta que conseguir un tono rubio en el azúcar.

Luego, utiliza un paño o guantes de cocina para manipular la flanera y lograr que el caramelo se extienda por todo el envase. Si lo deseas, también puedes sólo dejar el caramelo en el fondo de la flanera. Procede con mucho cuidado, pues la quemaduras de caramelo son muy dolorosas y delicadas. Nada del otro mundo, sólo ten mucho cuidado.

Truco: Otra alternativa para realizar este proceso, consiste en preparar el caramelo en un cazo y luego verter el caramelo en la flanera. También puedes esperar a rociarlo directamente al servir o emplatar.

4

¡Es el momento de cocinar el flan de queso al baño María! En una olla más grande que la flanera, verter agua hasta cubrir las 3/4 partes de la flanera. Cierra la flanera con su tapa. En el caso de que utilices una olla u otro envase que no posea tapa, cúbrelo con papel de aluminio.

Cocina el flan de requesón casero durante una hora o hasta que el flan de queso sin horno cuaje. Utiliza una palillo o cuchillo para comprobar si está listo. Si el palillo salé limpio, puedes retirar del fuego el flan, si no debes esperar.

Una vez listo el flan de queso sin horno, retira del fuego la olla contenedora de la flanera y deja reposar a temperatura ambiente, hasta que se enfríe. Luego, retira la flanera de la olla y refrigera por unas 4 horas o si es posible hasta el día siguiente.

Truco: Es muy importante que durante el baño de María, el agua jamás toque la mezcla.

5

Paso final... ¡Desmoldar el flan de requesón casero! El proceso se reduce a colocar un plato llano encima de la flanera y luego voltear. Antes, puedes mover un poco la flanera, de lado a lado para verificar que esté suelto el postre con requesón.

Si el flan de queso sigue pegado, utiliza un cuchillo de mesa y con mucho cuidado pásalo pegado a los bordes, sin maltratar el dulce. Luego, coloca un plato encima de la flanera, voltea y... ¡listo para saborear!

¿Sugerencias para acompañar? Galletas crujientes, frutos secos, frutas frescas, almíbar de frutas, tortas, bizcochos, nata, helado de vainilla, leche merengada, entre otras.

6

Estoy muy curiosa de saber ¿Cómo te resultó a ti esta receta? ¡Anímate! Envía una foto de tu dulce creación. Si te gustan los postres con requesón, mira la gran cantidad de alternativas que tenemos en RecetasGratis. ¡Para chuparse los dedos!

Si te ha gustado la receta de Flan de requesón casero, te sugerimos que entres en nuestra categoría de Recetas de Flan.

Mi experiencia cocinando este flan de requesón casero:

Puedes asegurarles que es muy fácil realizar este flan de queso sin horno. Cuando preparé esta receta estaba en una cabaña y lo único que tenía a mano, se lo enumero a continuación: una cocina de 3 hornillas, 2 platos, cubiertos, dos ollas, la flanera y… los ingredientes ¡Por supuesto! Para mezclar bien improvisé con una especie de coctelera, aunque hasta una botella con tapa sirve.

Por otro lado, no conseguí leche evaporada pero… ¡la preparé! Con esta breve descripción de mi experiencia sólo les puedo decir que para cocinar sólo necesitan ganas y… ¡mucha imaginación! Claro…también algo de investigación, porque la cocina es algo entre un laboratorio y un taller de arte, necesitas pasión y algo de ingenio pero… ¡todos podemos cocinar!

Si no puedes comprar o conseguir algo, con ese ingenio y pasión puedes crear incluso platillos nuevos. Recuerda, siempre existen muchos sustitutos para un alimento. Un especial agradecimiento a la señora Isabel de Res. Baden por su atención durante la realización de esta receta.