Receta de Mousse de fresas

Receta de Mousse de fresas

Con muy pocos ingredientes, podemos tener una mousse de fresas naturales riquísima. Un postre rápido de hacer y que podéis consumir el mismo día de su elaboración, puesto que tan solo deberéis esperar que repose un poco y listo.

Hay que aprovechar que cada vez es más fácil encontrar fresas en el mercado y a buenos precios. Aunque están muy buenas tal cual, podemos elaborar con ellas postres tan fáciles y ricos como esta mousse de fresa con gelatina. En RecetasGratis, os damos los mejores consejos para que os salga una receta perfecta. Vamos con los ingredientes y el paso paso que nos permitirá saber cómo hacer mousse de fresa, una receta fácil y rápida.

4 comensales 15m Postre Dificultad baja
Características adicionales: Coste barato, En frío
Ingredientes:
Pasos a seguir para hacer esta receta:
1

En primer lugar, vamos a poner las hojas de gelatina a hidratar en agua fría durante 5 minutos. La gelatina no es imprescindible para la receta, se puede suprimir, aunque le da un poco más de consistencia a la mousse de fresa.

Truco: También puedes sustituir la gelatina por agar-agar.

2

Lavamos y secamos bien las fresas, retiramos el péndulo y troceamos (reservaremos una fresa grande para la decoración). Las ponemos en el vaso de la batidora y trituramos bien sin que quede ningún tropezón. Reservamos.

3

Con unas varillas eléctricas batimos la nata o crema de leche. Cuando esté medio montada, le vamos añadiendo el azúcar glass poco a poco mientras seguimos batiendo (si eres de postres muy dulces, añade una cuchara más de azúcar). Reservamos para seguir con la receta de mousse de fresas.

Si quieres, puedes preparar tu propio azúcar glass siguiendo esta sencilla receta.

Truco: Es importante que la nata esté bien fría a la hora de montarla, y si las varillas y el bol también están fríos, mucho mejor.

4

Apartamos un poco de puré de fresas y lo calentamos en el microondas hasta que hierva. Estrujamos con la mano las hojas de gelatina y las añadimos al puré caliente. Removemos bien con unas varillas para que quede bien integrada. Incorporamos el resto del puré y mezclamos bien.

5

Incorporamos poco a poco el puré de fresa a la nata montada mientras vamos mezclando suavemente pero procurando que el puré quede bien repartido. Para que quede una buena mousse de fresa, es importante que en este paso no usemos varillas eléctricas y que optemos por una espátula o varillas manuales.

6

Repartimos la mousse de fresa en cuatro vasos, en copas o un recipiente adecuado para presentar la mousse casera. Las llevamos a la nevera y dejamos que enfríen, al menos, durante cuatro horas.

7

En el momento de servir, troceamos la fresa que teníamos guardada y la repartimos entre los cuatro vasos de mousse. También podéis ponerle unas hojitas de menta para decorar.

8

Como la mousse lleva nata, es preferible consumirla en los tres o cuatro primeros días de su elaboración y siempre guardada en la nevera. Si os ha gustado esta receta de mousse de fresas, os invito a que visitéis también mi blog Cakes para ti.

9

Y si prefieres ver cómo hacer mousse de fresa de una manera más detallada, no te pierdas este vídeo.

Si te ha gustado la receta de Mousse de fresas, te sugerimos que entres en nuestra categoría de Recetas de Mousse.

Mousse de fresa con gelatina - Trucos y recomendaciones

Ya habéis visto que hacer mousse de fresas con nata es muy fácil y rápido, no obstante, existen algunos trucos que pueden ayudarnos a lograr un postre aún más perfecto. Así mismo, compartiremos algunas recomendaciones para sustituir ingredientes o potenciar el sabor de la preparación.

  • Como ya hemos dicho, es fundamental que la nata y los utensilios que utilicemos para montarla estén bien fríos, ya que las altas temperaturas hacen que se monte mucho mejor. Si no es el caso o se nos ha olvidado introducir la crema de leche en el frigorífico con antelación, existe un truco muy eficaz. Dicho truco consiste en montar la nata en un recipiente colocado dentro de otro con cubos de hielo.
  • Es preferible montar la nata con varillas eléctricas porque acelera muchísimo el proceso y ofrece un resultado excelente. Si no tenemos, podemos utilizar una batidora de mano eléctrica perfectamente. En su defecto, solo nos queda emplear unas varillas manuales y batir enérgicamente.
  • Ahora bien, si preferís elaborar una receta de mousse sin el ingrediente anterior, aquí tenéis una sencilla receta de mousse de fresa sin nata.
  • Si no queremos hacer mousse de fresa con gelatina, podemos sustituir este ingrediente por agar-agar, por cuajada o eliminarlo directamente de la receta, obteniendo una mousse de fresa sin gelatina igualmente deliciosa. Así mismo, podemos sustituir las hojas de gelatina neutra por gelatina de fresa en polvo, que potenciará el sabor de la mousse. En este caso, recomendamos utilizar unos 90 gramos de gelatina en polvo, que se deberá hidratar en agua caliente.
  • ¿Se puede hacer mousse de fresas congeladas? ¡Por supuesto! De hecho, el resultado es todavía más espumoso, puesto que podemos triturar la fresas sin descongelarlas. Eso sí, aconsejamos congelarlas ya limpias.

No dudéis en probar esta deliciosa receta de mousse de fresa sin huevo y en dejar vuestros comentarios compartiendo la experiencia.