Receta de Pastela de pollo

Receta de Pastela de pollo

La pastela de pollo es una receta típica de la cocina marroquí, un pastel entre dulce y salado, ya que entre sus ingredientes se encuentran el azúcar y la miel y suele ir presentado con un poco de azúcar glass y canela. Esta pastela se suele servir en fiestas, bodas y eventos familiares, así como en el ramadán, cuando solo pueden comer cuando ha caído el sol y necesitan una comida más consistente para recuperar el cuerpo del ayuno.

Es una receta llena de matices que se puede saborear en la mezcla de todos sus ingredientes y texturas y que seguro no te va a dejar indiferente si no la has probado antes. Tanto fría como caliente está muy rica y en RecetasGratis queremos animarte a probarla y elaborarla en casa. Vamos con los preparativos y los pasos para saber cómo hacer pastela de pollo marroquí.

10 comensales 1h 30m Plato principal Dificultad media
Características adicionales: Coste medio, Recetas al horno, Receta tradicional de Marruecos
Ingredientes:
Pasos a seguir para hacer esta receta:
1

Pela el ajo y las cebollas y pícalos finamente.

2

Vierte el aceite en una olla amplia y ponla al fuego. Cuando esté caliente, añade el ajo y la cebolla picada, las pechugas de pollo enteras, el perejil picado, la miel, el jengibre, la canela, la cúrcuma molida y unas poquitas hebras de azafrán. Agrega un poco de sal y cocina estos ingredientes durante unos cinco minutos, removiendo de vez en cuando para que el pollo se impregne de las especias.

3

Incorpora el vaso de agua caliente (unos 200 ml), remueve, tapa y deja cocer a fuego suave durante unos 40 minutos o hasta que las pechugas estén cocidas. La pastela de pollo, como todas las recetas marroquíes, se caracteriza por presentar esa mezcla de especias, por ello resulta tan deliciosa.

4

Mientras las pechugas se cuecen, prepara las almendras. Precalienta el horno a 170 ºC. Pon las almendras enteras y peladas extendidas en una bandeja con papel de horno y hornéalas durante 8-10 minutos a 170 ºC con calor arriba y abajo. De vez en cuando, abre la bandeja del horno y dales la vuelta con una cuchara de madera para que se doren ligeramente de manera uniforme.

5

Cuando estén listas, retira las almendras con cuidado de no quemarte y mézclalas en un bol junto con dos cucharadas de azúcar y una cucharadita de canela. Remueve bien y deja enfriar. Cuando ya estén listas, tritúralas dejando algunos trozos más gruesos para encontrarte los tropezones una vez hecha la pastela de pollo.

6

Una vez que las pechugas de pollo estén tiernas retíralas de la olla, sube un poco el fuego y deja reducir la salsa con las cebollas y las especias. Cuando ya no tengan prácticamente caldo, vuelve a bajar el fuego y añade uno a uno los huevos mientras sigues removiendo con una cuchara para integrarlos bien y hacer una salsa cremosa. Retira la olla del fuego una vez integrados.

7

Deja entibiar el pollo y desmenúzalo con las manos. Vierte encima la salsa reducida de cebolla, especias y huevo y mezcla bien.

8

Funde los 75 g de mantequilla en el microondas. Pincela ambas láminas con la mantequilla fundida. Luego, coge un molde de unos 22 cm de diámetro y coloca una de las láminas de masa filo en vertical y, encima, la otra pero en horizontal para cubrir bien todo el molde.

9

Pon encima de la masa filo la mitad de las almendras trituradas.

10

Vierte también todo el relleno de la salsa de pollo, cebolla, especias y huevos.

11

Termina con la otra mitad de almendras trituradas y cierra la pastela con la masa. Pincela con mantequilla una de las hojas filo que te queda. Dale la vuelta al pastel colocándolo sobre un plato y cúbrelo por encima con la masa filo que acabas de pincelar. Pincela la segunda hoja que te quedaba y ponla también cubriendo la pastela de pollo para que quede bien cerrada y mantenga su forma redonda. Vuelve a meter el pastel en el molde dejando la parte más lista arriba y hornea con el horno precalentado a 190 ºC, con calor arriba y abajo, unos 30 minutos.

Truco: También puedes hacer la pastela de pollo con hojaldre.

12

La pastela de pollo moruna se puede comer tanto fría como caliente. A la hora de servir, espolvorear un poco de azúcar glass y canela o un hilo de miel. Si te gustan las recetas marroquíes y quieres descubrir más platos delicioso, no te pierdas estas ideas:

  • Pisto marroquí
  • Estofado de cordero marroquí

Espero que os haya gustado y os invito a que visitéis mi blog Cakes para ti.

Si te ha gustado la receta de Pastela de pollo, te sugerimos que entres en nuestra categoría de Recetas de Pollo.