Receta de Pollo al ajillo

Receta de Pollo al ajillo

Hoy vamos a cocinar pollo frito, pero no cualquier pollo sino un pollo con vino blanco y ajo, con mucho sabor, jugoso y lo mejor de todo, una receta económica, fácil y rápida.

El pollo al ajillo es un plato estupendo que te puede sacar de apuros porque la verdad es muy fácil de hacer y apenas necesitas ingredientes. En esta versión, hemos decidido añadir un toque de limón para realzar los sabores así que si aún no se te hace agua la boca, echa un vistazo a la foto final del plato... ¿apetecible o no?

Vamos entonces con la receta de pollo al ajillo frito y si no puedes prepararla ahora, guárdala en tu carpeta de recetas con pollo o de favoritos porque no puedes dejar de probarla.

4 comensales 15m Plato principal Dificultad baja
Características adicionales: Coste barato, Salteado
Ingredientes:
Pasos a seguir para hacer esta receta:
1

Hacer este pollo al ajillo frito es sumamente fácil, así que empieza por limpiar bien el pollo y trocearlo al gusto, procurando dejar trozos más bien pequeños.

Nosotros hemos decidido dejar la piel para que queden muchos más jugosos, pero si prefieres puedes quitarla.

2

A continuación, sazona todas las piezas con una pizca de sal y colócalos dentro de una sartén con aceite caliente, solo un poco de aceite. Cocina para sellar el pollo hasta que empiece a dorarse.

3

En ese punto se incorpora el ajo laminado y se termina de dorar la carne. Luego, añade el limón cortado en gajos junto con el vino blanco.

Corrige la sazón con un punto de sal si es necesario y termina de cocinar a fuego lento hasta que la salsa reduzca.

4

Cuando el pollo al ajillo con limón esté listo, sirve de inmediato y decora con un poco cilantro fresco finamente picado.

Como guarnición de nuestro pollo al ajillo te recomendamos preparar un poco de arroz con cúrcuma y una ensalada de col americana. ¡Buen provecho!

Si te ha gustado la receta de Pollo al ajillo, te sugerimos que entres en nuestra categoría de Recetas de Pollo.