Receta de Salsa blanca light

Receta de Salsa blanca light

No soy vegana ni vegetariana, pero me encanta probar y experimentar en la cocina con todo tipo de recetas. Por ello, he decidido elaborar esta increíble salsa blanca vegana, una opción más ligera que la tradicional pero igual de deliciosa. Para hacerla he usado mantequilla vegetal y leche vegetal, aunque a lo largo de la receta voy dando opciones para sustituir los ingredientes si no se tienen en casa. Así mismo, al final explico cómo hacer la salsa blanca light sin gluten y comparto algunos trucos efectivos.

¿Te gusta la idea y te apetece conocer mi receta? Sigue leyendo y descubre en RecetasGratis cómo hacer salsa blanca light, para pastas, para verduras, para lasañas y para lo que más te guste.

2 comensales 15m Acompañamiento Dificultad baja
Características adicionales: Coste barato, Recomendada para veganos, Recomendada para vegetarianos, Receta sin lactosa, Hervido
Ingredientes:
Pasos a seguir para hacer esta receta:
1

Para empezar a preparar la salsa blanca light, derretimos la mantequilla vegana en una cacerola, añadimos la harina y removemos constantemente con una cuchara de madera o unas varillas manuales, durante aproximadamente 2-3 minutos a fuego medio. Yo he usado mantequilla de aguacate casera, pero también se puede usar mantequilla de coco e, incluso, mantequilla de maní. Lo importante en cualquiera de los casos es que sea casera para garantizar que no tiene azúcares añadidos y es ligera.

Truco: Si eres celíaco, puedes sustituir la harina de trigo por harina de arroz o maicena.

2

Agregamos la leche de coco, que debe estar a temperatura ambiente, y seguimos mezclando con la varilla manual o globo haciendo movimientos circulares pequeños durante 3 minutos más. Nuevamente, la leche se puede cambiar por otra vegetal, como la leche de avena o la leche de arroz, así como por leche de vaca desnatada. Es muy importante no usar leche entera para la elaboración de la salsa blanca light. En el caso de las vegetales, recomendamos usarlas caseras o, en caso de ser compradas, sin azúcar.

3

Incorporamos las especias al gusto, que en mi caso han sido sal, pimienta, nuez moscada y levadura nutricional. Seguimos removiendo para integrarlas a la salsa vegana.

Truco: Personalmente, no recomiendo eliminar la levadura nutricional de la receta, ya que, además de ser rica en nutrientes, aporta un sabor delicioso a la salsa.

4

Cocinamos durante 1 minutos más y la retiramos del fuego o la utilizamos para condimentar cualquier plato que nos guste. Por ejemplo, esta receta de salsa blanca light es ideal para pastas, por lo que podemos hervir aparte y mientras se cocina la salsa unos espaguetis integrales y, una vez lista la salsa, los agregamos a la cazuela. Así mismo, podemos preparar coliflor en salsa blanca o, si no seguimos una alimentación vegana ni vegetariana, pasta con camarones en salsa blanca.

Si te ha gustado la receta de Salsa blanca light, te sugerimos que entres en nuestra categoría de Recetas de Salsas blancas.

Cómo hacer salsa blanca light sin harina y otros trucos

La receta de salsa blanca light que hemos compartido es perfecta para dietas de adelgazamiento o dietas equilibradas. Ahora bien, muchas son las personas que no pueden consumir gluten y, por ello, deben buscar alternativas sin harina de trigo. Como ya hemos recomendado, este ingrediente se puede sustituir perfectamente por maicena o por harina de arroz, manteniendo la misma cantidad indicada en la lista de ingredientes.

Ahora bien, si no queremos utilizar ningún tipo de harina, entonces será preciso preparar una salsa blanca light con queso crema, que debe ser también bajo en calorías. No es la mejor opción, porque aunque el queso crema indique en su envase que es bajo en calorías, siempre lleva azúcares añadidos y, por ende, la salsa no es tan ligera como nos gustaría. Por este motivo, aconsejamos optar por la opción anterior.

Dicho todo lo anterior, vamos a compartir algunos trucos muy útiles que se deben tener en cuenta para elaborar la mejor salsa blanca ligera:

  • Remover constantemente en ocasiones cansa, pero es imprescindible hacerlo para que la harina se disuelva bien, ligue con la leche y se forme una salsa espesa y homogénea.
  • Añadir los ingredientes poco a poco y sin dejar de remover es otro de los trucos que no debemos olvidar. Así, realizaremos movimientos circulares suaves y pequeños a la vez que añadimos el ingrediente en cuestión.
  • Si no tenemos un globo o varillas manuales, un truco muy efectivo es mezclar con un colador de acero inoxidable, puesto que ofrece el mismo resultado.