La corvina es un delicado pescado parecidísimo a la lubina en propiedades nutricionales, pero dicen que mucho más delicada en sabor. La corvina es un pescado blanco con poquísima grasa y le van técnicas sencillas, como el vapor o a la plancha y un buen aceite de oliva.