Los huevos y lácteos son alimentos primordialmente proteicos, intercambiables con las carnes y pescados. Los lácteos son la base de muchos productos como lo son los quesos, los yogures, las natillas, la leche , la mantequilla y la nata. Los huevos nos permiten hacer multitud de comidas, como lo son las tortillas, el huevo frito o simplemente cocido, postres, etc.. En la repostería cumplen un papel esencial para obtener un resultado sabroso.