Las almejas resultan deliciosas cocinadas al vapor y aderezadas con un poco de perejil y limón. Y dado que su carne es suave, se prestan a numerosas combinaciones; algunas más tradicionales como la sopa de cebolla con almejas; los tallarines, el arroz o la merluza con almejas, las almejas a la marinera; hasta otras recetas más originales y novedosas, como las almejas en salsa de almendras, almejas a la parmesana o una ensalada templada con alcachofas y almejas.