Compartir

Cómo espesar una salsa

Por Eleonor Fischer, Fotógrafa gastronómica. 30 diciembre 2019
Cómo espesar una salsa

¿Te quedó floja la salsa que estabas preparando? No te preocupes, con imaginación, recursos y algo de paciencia te quedará con la textura correcta. En estos casos, lo más importante es seleccionar el espesante adecuado, pues dependiendo del tipo de salsa hay muchas alternativas. Para ayudarte a elegir, en RecetasGratis te mostramos un abanico de opciones infalibles que siempre debes tener a mano. Sin más, te invitamos a descubrir cómo espesar una salsa y convertirte en un experto en la cocina.

También te puede interesar: Cómo conservar y congelar calabacín

Cómo espesar una salsa sin harina

Si quieres espesar salsa sin harina, tienes mucho de donde escoger, sin embargo, un método infalible y muy versátil consiste en reducir la salsa a fuego lento. En la práctica es muy simple, solo requiere algo de paciencia, pero los resultados que obtendrás bien habrán merecido el esfuerzo: una salsa de sabor potente, sedosa y muy aromática. Los pasos a seguir resultan muy sencillos:

  1. Cocina la salsa a fuego lento o medio-bajo, sin colocar la tapa.
  2. Espera hasta que hierva y comience a burbujear.Remueve de vez en vez, utilizando una cuchara de madera.
  3. Una vez alcanzada la textura deseada, remueve de nuevo pero esta vez con una varilla de globo. Luego, retira del fuego.

Consejo: Mientras más grande sea el recipiente donde cocines la salsa, más se reducirá.

Cómo espesar una salsa de tomate

La salsa de tomate es un clásico entre las salsas, fiel acompañante de la pasta y un recurso infalible para muchos otros platos. Una buena salsa de tomate debe poseer una textura espesa pero sedosa. Si quieres espesar una salsa de tomate de manera excepcional, existen varias formas de lograrlo:

  • Reduce la preparación. Uno de los métodos más efectivos para espesar la salsa de tomate consiste en reducir la preparación, cocinándola hasta que su cantidad sea menor. En la reducción se concentra el sabor de la salsa de tomate, pero no pierde su sabor original.
  • Agrega un puré de verduras. Aparte de una textura más consistente, enriquecerás el sabor y le darás un toque personal a tu preparación. Adicionalmente, sumarás nutrientes a la receta. Por ejemplo, puedes agregar zanahoria para conseguir un sabor algo más dulzón (muchos cocineros italianos emplean este vegetal para espesar). Otros productos muy utilizados son la berenjena, los champiñones, los pimientos, etcétera.
  • Añade algún tipo de harina o fécula. La mayoría de las personas recurren a la fécula de maíz (maicena) o la harina de trigo por su eficiencia como espesante. Solo debes disolver previamente la harina o fécula en un vaso con agua, mezclando bien para evitar grumos. Añádela a la salsa mientras se cocina.
  • Utiliza un espesante químico. Los espesantes químicos para salsa resulta una buena opción, ya que no cambian el sabor original de la salsa y cumplen su misión. Un espesante muy utilizado en la gastronomía es la goma xantana. Si te decides por un espesante químico, solo necesitas seguir las instrucciones del fabricante.
  • Añade pasta de tomate o puré de tomate. ¿Qué puede ser mejor que agregarle tomate concentrado? Agrega este espesante al principio o durante la cocción (en esta etapa actuará más rápido). Este espesante combina perfectamente con la técnica de reducción, pues si agregas pasta de tomate, acelerarás el proceso.
  • Utiliza queso. El queso es un espesante muy efectivo y rápido, proporciona una textura más cremosa y agradable, pero cambia el sabor (queda igualmente muy rica). Lo ideal es agregar uno o dos puñados justo al final de la cocción, así se funde correctamente. Debes rallarlo o cortarlo previamente en tiras.
  • Puré de papas. Este espesante es muy eficaz, además, ayuda a rendir la salsa y le proporciona un sabor sutilmente dulce. Simplemente necesitas preparar un puré de mantequilla, leche o crema, e integrarlo a tu salsa.

¡Pero aún hay más! Si ninguna de las opciones anteriores te convence, no te preocupes, existen muchas otras formas de espesar tu salsa de tomate: preparando Roux o Beurre Manié (ambas sirven de base para otras salsas), agregando un poco del agua donde se cocina la pasta (1 taza), utilizando pan rallado (un puñado), crema espesa, carne (molida o salchichas), entre otras formas.

Si estás preparando salsas para tus platos favoritos, te invitamos a echarle un vistazo a nuestro artículo de +10 salsas para pasta rellena.

Cómo espesar una salsa - Cómo espesar una salsa de tomate

Cómo espesar una salsa con maicena

La maicena es la fécula o el almidón del maíz que se extrae para darle usos culinarios. Aunque esta harina resulta muy versátil en la cocina, se le conoce más como espesante, ya que se usa mucho para dar consistencia a cremas, sopas y salsas, siempre que estas últimas no sean muy ácidas.

Existen pros y contras cuando se trata de usar maicena para espesar una salsa. Por ejemplo, utilizarla puede darle a tu salsa un color traslúcido que no gusta a todos. Además, no puedes cocinarla por un tiempo prolongado. No obstante, es uno de los espesantes más fáciles y rápidos de utilizar, solo tienes que seguir esta receta:

  1. Utiliza una cdta de maicena por cada 2 tazas (500 ml) de salsa.
  2. Disuelve la maicena en 3-4 cdtas de agua fría o templada-fría (nunca tibia, ni caliente).
  3. Remueve muy bien la mezcla, si no, quedarán grumos. Puedes utilizar un tenedor para facilitarte el trabajo.
  4. Cocina la salsa que quieres espesar y espera hasta que hierva.
  5. Agrega la maicena diluida justo cuando la salsa empiece a hervir.
  6. Remueve bien hasta integrar la mezcla con la salsa.
  7. Reduce el fuego al mínimo.
  8. Las primeras burbujas serán la señal para retirar el cazo del fuego, ¡la salsa ya espesó!
Cómo espesar una salsa - Cómo espesar una salsa con maicena

Cómo espesar una salsa con mantequilla

El método de añadir mantequilla o manteca a las salsas con la intención de darles más consistencia se conoce en el mundo culinario como montar (proviene del francés monter). Existen varias formas de espesar salsas empleando mantequilla, pues algunos métodos incluyen otros ingredientes que, en conjunto, actúan como un espesante, como por ejemplo el Beurre Manié y el Roux. Cuando espesas con mantequilla, no solo proporcionas a la salsa una textura más consistente, sino que le das un toque aterciopelado muy apetecible y profesional. Además, ¡enriqueces el sabor de la receta!

Para aprender a espesar utilizando solo mantequilla, sigue los siguientes pasos:

  1. Reduce la salsa. Es decir, deja que hierva por unos minutos hasta que disminuya su cantidad.
  2. Agrega una barra de mantequilla pequeña (para 1 o 2 tazas de salsa).
  3. Remueve la mantequilla hasta integrarla por completo. Utiliza una varilla de globo. Una vez integrada, retira del fuego y sirve.
  4. Otra forma de incorporar la mantequilla consiste en reducir la salsa y retirarla del fuego. Entonces, se coloca la barra de mantequilla y se mezcla muy bien hasta integrarla con la salsa.

La mantequilla puede resultar una excelente opción para espesar salsas para carnes. Conoce todos los Tipos de salsas para carnes y pollo en nuestro artículo.

Consejo: Este procedimiento también aplica para caldos, purés y sopas.

Cómo espesar una salsa sin harina ni maicena

Si no quieres emplear ningún tipo de harina o fécula para espesar tus salsas, no te preocupes, ya que existen muchas otras alternativas infalibles. Lo importante es seleccionar la más adecuada para ti, evaluando qué espesante se adecúa más a la salsa que preparas, cuáles son tus necesidades alimenticias (si sufres de alguna alergia, intolerancia u otro tipo de condición) y evaluar qué productos te resultan más fáciles de adquirir.

Dicho esto, entre tanta variedad, seleccionamos los frutos secos, pues son excelentes para espesar carnes y salsas, y darles un sabor exquisito. Si quieres saber cómo espesar una salsa con frutos secos, presta atención:

  1. Tritura los frutos secos muy finamente (pueden ser anacardos, avellanas, nueces, cacahuates o cualquier otro.). Si quieres intensificar su sabor, tuéstalos un poco antes de triturarlos.
  2. Agrega la harina de frutos secos a la mezcla (uno o dos puñados). Intégrala muy bien, hasta que se incorpore por completo a la salsa. Hazlo utilizando un batidor de globo.
  3. Remueve de vez en vez hasta que espese.

Aunque los frutos secos resultan muy eficientes como espesantes, siempre es conveniente conocer otras alternativas. Así que, si quieres espesar una salsa sin harina ni maicena, también puedes utilizar:

  • Puré de verduras o legumbres
  • Huevos (yema hervida o cruda)
  • Sangre animal
  • Vísceras
  • Agar Agar (espesante de alta cocina para sopas y caldos)
  • Coral
  • Arrurruz
  • Lácteos (leche, nata o queso)
  • Frutas (manzana, aguacate, pera, mango y otros)
  • Espesantes químicos
  • Pan rallado, galletas trituradas o casabe rallado (depende de la receta)
  • Patata hervida, puré de patata u hojuelas para preparar puré de patatas
  • Gelatina
  • Tofu sedoso
  • El agua donde cocinaste pasta si es salsa para pasta (por el almidón que suelta la pasta).

Si una salsa no te ha salido exactamente como querías, hay muchas formas de arreglarla. Asimismo, puedes reparar salsas que no se hayan emulsionado correctamente. Para descubrir cómo, no te pierdas nuestro artículo Cómo arreglar una mayonesa cortada.

Si te ha gustado el artículo Cómo espesar una salsa, te sugerimos que entres en nuestra categoría de Trucos y técnicas.

Escribir comentario sobre Cómo espesar una salsa

¿Qué te ha parecido el artículo?
2 comentarios
Su valoración:
Koe Guilarte
Gracias 🙏🏻
Su valoración:
LENIN
Que interesante artículo!

Cómo espesar una salsa
1 de 3
Cómo espesar una salsa

Volver arriba