Compartir

Diferencias entre gazpacho y salmorejo

 
Por Eleonor Fischer, Fotógrafa gastronómica. 31 marzo 2020
Diferencias entre gazpacho y salmorejo

Durante la temporada de calor nos apetecen mucho los platillos ligeros, especialmente las sopas frías y las ensaladas. Cuando de sopas frías se trata, el gazpacho y el salmorejo poseen tanta fama que traspasan las fronteras de las tierras donde se preparan de forma tradicional, España y Portugal.

Es porque no se tratan de simples sopas de tomate. Ambas poseen sabores únicos que enmarcan la identidad de estos platillos y de su lugar de origen. Puede ser que, si no los has preparado nunca o no eres de estos lugares, te parezcan la misma receta, pero no es así. Si quieres conocer cuáles son las diferencias entre gazpacho y salmorejo, en RecetasGratis te las contamos todas y te explicamos cómo prepararlos paso a paso para que las incluyas en tu menú.

Cuál es la diferencia entre el salmorejo y el gazpacho

Una confusión muy común en la gastronomía española consiste en pensar que el salmorejo y el gazpacho son lo mismo. Es de esperar, especialmente en los comensales que provienen de otras tierras, ya que a simple vista se parecen muchísimo.

Sin embargo, aunque ambos platillos coinciden en algunas cosas, se diferencian en muchas más. Seguro que cuando leas la siguiente lista comparativa, no te quedará duda alguna de que ambas sopas son distintas.

El salmorejo no admite variaciones, el gazpacho sí

La receta de gazpacho admite muchas versiones. Puede tener pepino o no, hay quienes no le ponen pan, aunque tradicionalmente sí lo lleva, entre otras variaciones. En cambio, el salmorejo tiene ingredientes que no cambian e incluso las guarniciones son muy definidas.

El salmorejo es más cremoso que el gazpacho

En el caso del salmorejo, el pan resulta esencial para lograr su clásica consistencia espesa. Por su lado, el gazpacho tiene una textura más bien ligera, la cual necesita poco pan. Esto no quiere decir que no tiene cuerpo, pues cuenta con otros ingredientes que se lo dan.

Sin embargo, si algo define al gazpacho es su versatilidad, por lo que su textura se puede acomodar al gusto de quien lo prepara. Pueden existir gazpachos menos o más ligeros, incluso hay recetas que obvian el pan.

El salmorejo contiene más ajo

Aunque esto depende del gusto de cada quien, si preparas salmorejo el ajo es indispensable y definirá gran parte de su sabor.

Ambos contienen tomate, pero el resto de los ingredientes varía

Tanto el gazpacho como el salmorejo contienen tomate como ingrediente estrella y coinciden en algunos otros elementos más como el ajo, el aceite de oliva y la sal. Sin embargo, el resto de los ingredientes son distintos, lo que le da a cada platillo una identidad propia.

El gazpacho puede cambiar de color

El gazpacho tradicional se caracteriza por su color rojo, aunque puede tornarse hacia el naranja dependiendo del resto de los ingredientes. Por ejemplo, el gazpacho de fresa es más rojo, pero un gazpacho de melocotón puede verse más naranja y un gazpacho de remolacha se verá más púrpura.

Por su parte, el color naranja del salmorejo no varía y es resultado de la combinación del pan, el aceite y el tomate.

Consejo: Puedes emplear tanto el salmorejo como el gazpacho para preparar vinagretas para ensaladas o pastas frías.

Cómo se hace el gazpacho

Según el Larousse de cocina, el gazpacho se define como una “Sopa refrescante elaborada inicialmente con miga de pan seco, ajo, vinagre, aceite y agua a la que luego se le incorporó jitomate, pimiento y pepino. Esta es la base del tradicional gazpacho andaluz que se puede acompañar con trozos de pan frito, cebolla, jitomate y huevo duro, todo picado bien fino.”

Sin embargo, a pesar de esta definición, el gazpacho es muy versátil, pues permite muchas variaciones. La receta que te compartimos es del gazpacho andaluz, una versión tradicional que puedes personalizar en casa.

Ingredientes

  • 1 kilo de tomates maduros (tipo pera o en rama)
  • ½ pepino
  • ½ pimiento rojo
  • ¼ de pimiento verde
  • ¼ de cebolla
  • 1 dientes de ajo (1/2 ajo si lo prefieres suave)
  • 50 g de pan de corteza
  • 40 ml de aceite de oliva extra virgen (mejor aún si es de variedad arbequina)
  • 20 ml de vinagre de vino o vinagre de jerez (también sirve vinagre blanco)
  • 100-200 ml agua (la proporción depende de la textura que desees)

Preparación

  1. Remoja el pan en agua. Colócalo, dentro de un cuenco con agua templada. Reserva.
  2. Lava los tomates y elimina la parte de arriba (donde comienza el tallo). Trocéalos y tritúralos en la licuadora o utiliza un mortero grande. Reserva el puré en un cuenco.
  3. Lava las verduras (desecha la parte donde comienza el tallo, las semillas y la piel en el caso del pepino), luego trocéalas en porciones pequeñas. Deposítalas en la licuadora o mortero, junto a 100 ml de agua.
  4. Incorpora el pan, el aceite y el vinagre en la mezcla obtenida y tritura todo de nuevo.
  5. Incorpora los tomates reservados y mézclalos con las verduras.
  6. Pasa la mezcla por un colador fino si quieres una consistencia más fina.
  7. Rectifica la sal y el agua.
  8. Refrigera por 2 horas. Así se concentra mejor el sabor de esta sopa fría.
  9. Sirve frío. A la hora de llevar el gazpacho a la mesa, puedes acompañarlo de pepino, cebolla, pimiento rojo, tomate, aguacate, entre otros. Si te apetece, agrega un chorrito de aceite de oliva como toque final.
  10. Esta receta se puede modificar a tu gusto y puedes cambiar la cantidad de cada ingrediente. El único producto que se debe mantener en la misma proporción es el tomate. Puedes sustituir el pepino por fresas, melocotones, remolacha, manzana, etc.

Consejo: En América, hay países donde el gazpacho es tradicional y representa el legado colonial.

Cómo se hace el salmorejo

El Larousse de cocina define el salmorejo como un “Plato andaluz muy popular que se elabora con pan triturado, ajos, sal, aceite, vinagre y agua (a menudo se le añade huevo duro, jitomate maduro y virutas de jamón). El salmorejo debe tener más consistencia que el gazpacho, debe servirse fresco y comerse al momento”.

Sin embargo, muchos expertos culinarios consideran que no se puede pensar en el salmorejo sin la presencia del tomate como ingrediente estrella (después del pan). Por esta razón, al salmorejo sin tomate se le conoce como mazamorra (un plato también andaluz).

Toda esta explicación pierde sentido si no descubres por ti mismo sus sabores y degustas este magnífico platillo. A continuación, te presentamos la receta del salmorejo cordobés.

Ingredientes

  • 1 kg de tomates rojos (tomates en rama)
  • 200 gr pan de hogaza
  • 150 ml aceite de oliva virgen extra
  • 1 diente de ajo (pelado)
  • 2 pizca de sal (al gusto)

Preparación

  1. Lava los tomates, elimina la parte de arriba (lo verde). Trocéalos y tritúralos en la licuadora. Pasa la pasta obtenida por un colador fino. Reserva el puré y retira el resto.
  2. Deposita el pan en un cuenco y agrégale el puré de tomate obtenido. Espera unos 10-15 minutos.
  3. Licua el pan impregnado junto al ajo hasta obtener una crema espesa y pareja (sin grumos). Cuando añadas el pan mojado, incluye toda la parte líquida.
  4. Incorpora el aceite de oliva y mezcla.
  5. Sirve frío. Para acompañar esta sopa fría, puedes elegir entre estas guarniciones: tiritas de jamón (un embutido de buena calidad), cebolla (picada en cuadritos), huevo duro picado, entre otros. Agrega el toque final con un hilo delgado de aceite de oliva.

Qué engorda más: ¿el gazpacho o el salmorejo?

A la mayoría nos interesa nuestra salud y, por supuesto, nuestra figura. Por esta razón, nos gusta siempre manejar suficiente información sobre cada platillo y sus calorías. En el caso del salmorejo y el gazpacho, aunque ambas sopas frías son bastante saludables y fáciles de digerir, contienen uno que otro ingrediente muy calórico. Sin tantos rodeos, ¿cuantas calorías poseen cada uno?

  • Gazpacho: aproximadamente 179 kilocalorías (por cada 100 gr).
  • Salmorejo: aproximadamente 170 kilocalorías (por cada 100 gr).

Dicho así, la respuesta a este apartado parece clara: el gazpacho engorda más. Además, la receta del gazpacho permite variaciones en los ingredientes y sus cantidades que pueden aumentar su aporte calórico.

Si, al preparar salmorejo, agregas más pan y lo sirves con más de una guarnición con mucho aceite, sus calorías también aumentarán. En conclusión, ¿Qué engorda más, el gazpacho o el salmorejo? Todo depende de cómo preparamos estos platillos.

Consejo: Si comes estos platillos en un restaurante, pueden doblar o triplicar sus calorías.

Si te ha gustado el artículo Diferencias entre gazpacho y salmorejo, te sugerimos que entres en nuestra categoría de Trucos y técnicas.

Escribir comentario sobre Diferencias entre gazpacho y salmorejo

¿Qué te ha parecido el artículo?

Diferencias entre gazpacho y salmorejo
Diferencias entre gazpacho y salmorejo

Volver arriba