Compartir

Cómo congelar coliflor

 
Por Eleonor Fischer, Fotógrafa gastronómica. 27 mayo 2020
Cómo congelar coliflor

La coliflor es excelente para la salud, ya que su perfil nutricional es muy completo y aporta muy pocas calorías (apenas 25 calorías por 100 gramos de producto). Si se trata de su valor culinario, su versatilidad es notable, puesto que sirve para preparar gran variedad de recetas: guisos, ensaladas, salsas, sopas, cremas y otras comidas. Además, esta verdura aporta pocos carbohidratos y de bajo índice glucémico, por este motivo, sirve como sustituta de pastas, arroces y harinas, ¡perfecto si estás a dieta o te gusta variar la comida!

Así que, si te encanta la coliflor, quieres comer más sano o quieres ensayar muchas recetas que contienen este crucífero, seguro que te interesará saber cómo congelar coliflor, así siempre tendrás suficiente a mano. Por eso, en RecetaGratis hemos preparado este artículo con información muy interesante sobre este tema: las diferentes formas de congelar coliflor, cómo descongelarla y muchos otros trucos acerca de este método de conservación. ¿Cómo congelar coliflor curda o cocida? ¡Te lo explicamos!

También te puede interesar: Cómo conservar y congelar brócoli

Cómo congelar coliflor cruda

¿Se puede congelar coliflor sin blanquear o sin cocer? Sí, aunque siempre resulta mejor aplicar un tratamiento previo para congelar la coliflor, también puedes conservarla directamente cruda. Eso sí, siempre debes considerar que al descongelar un alimento sin escaldar o blanquear, sufrirá un acelerado procedo de envejecimiento, perdiendo así sus características sensoriales: olor, textura, color, sabor, etc. Por este motivo, debes consumir la coliflor casi de inmediato después de descongelarla. Dicho esto, si prefieres congelar coliflor fresca, sigue estos pasos sencillos:

  1. Selecciona una coliflor fresca y en buen estado. Si quieres congelar un alimento de manera exitosa, debes adquirir un producto bueno, de calidad. En el caso de esta verdura debe tener las siguientes características: la cabeza debe ser firme y blanca, sin manchas marrones o partes flácidas, etc. Evita adquirir cabezas grandes.
  2. Lava tus manos muy bien. Aséalas con agua y jabón durante mínimo 20 segundos.
  3. Asea meticulosamente la superficie de trabajo y los utensilios que utilizarás. Por ejemplo, la mesa, el cuchillo, la tabla, el colador, etc. Ten en cuenta que debes tener una tabla exclusiva para picar vegetales, así evitas la contaminación cruzada.
  4. Antes de cortar la coliflor, enjuágala ligeramente. Solo necesitas quitarle un poco los restos de tierra y suciedad, ya que luego la desinfectarás y enjuagarás correctamente.
  5. Separa la cabeza ramilletes. Divide los ramilletes hasta que obtengas varias piezas manejables para lavarlas. Puedes hacerlo con un cuchillo o con tus propias manos.
  6. Retira el corazón y las hojas. Elimina el centro o tronco del vegetal, así como todas las hojas.
  7. Sumerge los ramilletes dentro de un cuenco grande lleno de agua y algún antiséptico alimenticio. Revuélvelos dentro del agua y déjalos allí durante 15-20 minutos. No deben flotar, o no se desinfectarán correctamente. Para solucionar este problema, ponle una o dos hojas de papel absorbente sobre el agua y los ramilletes (cúbrelos por completo), la idea es que el papel se empape, dejando los ramilletes por debajo del agua. Después de que pase el tiempo necesario, verás cómo los restos de suciedad salen a flote, al retirar el papel. En cuanto al desinfectante que puedes usar, te recomendamos vinagre, limón o bicarbonato. Consulta Cómo desinfectar verduras para conocer más opciones.
  8. Desecha el agua y aclara muy bien los trozos bajo un chorro de agua fría. Deja que corra abundante agua durante un par de minutos.
  9. Escurre y seca. Pasa las piezas por un colador y sécalas con papel de cocina. Deben quedar muy secas o al congelar se formarán cristales de agua.
  10. Si los ramilletes son muy grandes, córtalos en piezas más pequeñas. Todo depende de las recetas que quieres preparar una vez descongelada la coliflor. Si piensas utilizar la coliflor para una sopa o puré, no necesitas cortarla en trozos uniformes. En cambio, si piensas preparar una guarnición, córtala en trozos equilibrados para lograr una buena presentación. Recuerda que si los trozos son muy grandes, no se congelarán bien, un buen tamaño para los ramilletes sería 3 cm.
  11. Guarda las piezas en recipientes diseñados para altas temperaturas. Así, aíslas las piezas de coliflor del frío del freezer y de cualquier olor. Puedes emplear envases plásticos o bolsas, pero te recomendamos estas últimas porque te permiten realizar una especie de vacío casero (aunque a la larga, resultan poco ecológicas).
  12. Distribuye las porciones en varios recipientes. Así, solo descongelas lo que consumirás de inmediato.
  13. Si usas bolsa, saca todo el aire. Un truco interesante que puedes probar es utilizar una pajita para sacar el aire. El procedimiento es sencillo, coloca la bolsa en la mesa de trabajo y mete la pajita por una esquina. Llena la bolsa con los vegetales, cierra la cremallera hasta donde está la pajita, saca el aire del interior por la pajita aplastando las partes vacías de la bolsa. Una vez listo, retírala y cierra.
  14. Etiqueta el envase o bolsa. Coloca el nombre de la verdura y la fecha de envasado.
  15. Distribuye las bolsas en el congelado dejando espacio entre ellas.

El tiempo de conservación de la coliflor cruda congelada es de 1 o 2 meses.

Cómo congelar coliflor - Cómo congelar coliflor cruda

Cómo congelar coliflor cocida

Sin duda, una de las mejores formas de congelar coliflor en casa es esta. Al referimos sobre cómo congelar coliflor cocida, hablamos de la coliflor precocinada o tratada con un proceso previo conocido como escaldado (también se pueden blanquear). Esta técnica culinaria consiste en cocinar los alimentos durante muy breves minutos en agua hirviendo o al vapor. Su finalidad es parar la actividad enzimática, causante de la degradación o envejecimiento del alimento (aquellas que cambian su color, sabor, textura y sus nutrientes). Congelar coliflor hervida es muy sencillo y se resume en unos cuantos pasos:

  1. Elige una coliflor de buena calidad.
  2. Mantén todo muy limpio. Lava tus manos muy bien, asea la superficie de trabajo y los utensilios que emplearás.
  3. Lava la coliflor debajo del chorro del grifo para quitarle un poco la suciedad. Un par de minutos bastarán.
  4. Corta la coliflor en ramilletes. Quedarán piezas manejables que serán cómodas para lavar y desinfectar bien. Para hacerlo, ayúdate con un cuchillo o con tus propias manos. Si te parece que los ramilletes son muy grandes, pícalos en trozos más pequeños.
  5. Saca el corazón y las hojas. Desecha el centro o tronco del vegetal, así como todas las hojas. Si no quieres desecharlos, puedes usarlos para hacer caldo de verduras.
  6. Desinfecta la coliflor colocando los ramilletes en un bol con agua y desinfectante. Déjalos allí durante 15-20 minutos. No dejes que floten. Recuerda que los desinfectantes más apropiados son el zumo de limón, el vinagre y el bicarbonato.
  7. Aclara las piezas de coliflor debajo del agua del grifo.
  8. Escurre los ramilletes, pasándolos por un colador.
  9. Escalda la coliflor. Para ello, llena una cazuela con agua ocupando 2/3 de su capacidad y ponla a hervir. Durante el proceso de ebullición, agrega las piezas y cocínalas durante 3 minutos, sin tapar la olla.
  10. Dale a la coliflor un baño frío para parar el proceso de escaldado. Apenas termine el tiempo requerido debes escurrir rápidamente los ramilletes de coliflor, después colocarlos en un cuenco con mucho hielo y abundante agua fría. Déjalos allí durante 3 minutos. Otro método sería un baño María inverso o invertido.
  11. Escurre los ramilletes y sécalos muy bien. Primero ponlos en el colador y, una vez escurridos muy bien, sécalos con papel absorbente. No debe quedar ni una gotita de agua.
  12. Envasa las piezas de coliflor. Guárdalas en envases plásticos o bolsas especiales para congelación.
  13. Si congelas en bolsas, sácales el aire (haz un vacío casero). Antes te hemos enseñado una forma de hacer el vacío y ahora te mostramos otra. Una vez que tengas los trozos de verdura dentro de la bolsa, pasa la mano por el cierre pero no llegues al final, deja un pequeño espacio abierto. Sumerge la bolsa en un bol con agua templada, poco a poco y con sumo cuidado, hasta que quede casi toda dentro del agua, excepto la cremallera. Ayúdate con los dedos para meter la bolsa dentro del agua. Es importante que en ningún momento entre líquido dentro, ni siquiera una gota. Una vez hecho el vacío, termina de cerrar herméticamente, sécala por fuera y congela la coliflor hervida.
  14. Identifica el envase o bolsa. Ponle el nombre del vegetal y la fecha de congelación.
  15. Ordena las bolsas en el congelador separadas unas de otras.

Con este método, puedes conservar la coliflor cocida durante 8 meses o 1 año. Como ves, de esta forma se amplía considerablemente la vida del alimento.

Consejo: Algunos aconsejan utilizar doble bolsa para congelar la coliflor cocida con el evitar de evitar que penetre agua, olores, etc.

Cómo congelar coliflor - Cómo congelar coliflor cocida

¿Se puede congelar coliflor con bechamel?

Si conservas la coliflor cocida sola, al descongelarse, no cambia mucho sus características esenciales. En cambio, la salsa bechamel, cuando la conservas sola, sí cambia al descongelarse, adquiriendo una consistencia un poco aguada. Esto sucede porque las salsas que contiene almidón o harina pertenecen al grupo de alimentos que nunca deberían congelarse (es decir, lácteos, frutas y verdura con alto contenido de agua) debido a sus características.

Sin embargo, cuando la bechamel forma parte de un plato (croquetas, lasaña, etc.), se congela bastante bien. Por esta razón, la coliflor con bechamel sí se puede congelar y obtener buenos resultados. Pero para congelar platos ya cocinados adecuadamente, los métodos a utilizar son un poco diferentes que los empleados para congelar alimentos frescos, por lo cual, necesitas seguir las siguientes recomendaciones:

  • Guardar la coliflor con bechamel en un envase de plástico (con tapa) que sirva para congelación.
  • Si preparaste mucha cantidad, distribúyela en varios envases semejantes.
  • Ciérralos muy bien.
  • Envuélvelos en papel film.
  • Refrigera primero antes de congelar. Así, guarda los recipientes en la nevera durante 30 minutos y, después, congélalos.

El tiempo de conservación máximo de la coliflor con bechamel congelada es de una semana.

Para aprender a preparar este delicioso plato, no te pierdas nuestra Receta de coliflor con bechamel.

¿Se puede congelar coliflor al vapor?

¡Claro que sí!, de hecho el proceso de escaldado puede realizarse con agua hirviendo o al vapor. Así pues, puedes seguir los pasos indicados en el apartado destinado a explicar cómo congelar coliflor cocida, pero llevando a cabo la técnica de cocinar al vapor en lugar de directamente en agua hirviendo. Para congelar, aunque sea al vapor, también se recomienda un tiempo inferior al empleado para cocinar y comer de inmediato.

No obstante, y a pesar de lo anterior, si has preparado coliflor al vapor para almorzar y te ha sobrado, debes saber que también puedes congelarla así. Eso sí, si tienes previsto hacer más cantidad para comer y congelar, te aconsejamos cocinar la coliflor al vapor poco a poco y a fuego lento, tanto para mantener sus propiedades lo más intactas posibles como para beneficiar la posterior congelación. Consulta la Receta de coliflor al vapor y disfruta de un plato sano.

El tiempo de conservación de la coliflor al vapor congelada es de 8 meses a 1 año.

Cómo descongelar coliflor

Si descongelamos inadecuadamente un alimento, lo más probable es que perdamos todo el trabajo realizado para conservarlo, ya que sus características sensoriales y sus nutrientes se desvanecerán con rapidez. Por esta razón, resulta tan importante congelar coliflor correctamente como descongelarla de la misma manera. Pensando en esto, a continuación puedes revisar todos los tips sobre cómo descongelar coliflor:

  • Introduce en la nevera los envases o bolsas con la coliflor congelada, así se descongelarán las piezas lentamente y sin perder cualidades. Hazlo con antelación, pues se necesitan un par de horas para que la verdura comience a adaptarse a la nueva temperatura.
  • Nunca intentes descongelar la coliflor con agua caliente o dejándola a temperatura ambiente. Ese cambio brusco de temperatura no favorecerá al alimento.
  • Si tienes prisa, descongela con agua fría. Llena un recipiente con agua fría y hielo y coloca dentro la bolsa o envase. Así se derretirá el hielo de forma controlada.
  • Puedes cocinar la coliflor sin descongelarla en ciertas preparaciones. Añadiéndola directamente en salteados, caldos, guisos y cremas.
  • Una vez descongelada la coliflor, no la congeles de nuevo. Esta verdura no solo pierde sus características sensoriales y nutricionales en este proceso, también podría causarte una intoxicación alimentaria.
  • Si al descongelar la coliflor observas un cambio drástico en ella, deséchala. Mal olor o aspecto desmejorado serán tu punto de referencia. Un alimento así ya no te aportará nutrientes, no será agradable al paladar y puede hasta intoxicarte.

Cómo conservar la coliflor cocida en la nevera

Durante el proceso de congelación, muchas personas se preguntan cómo conservar la coliflor cocida en la nevera una vez descongelada. Lo cierto es que lo mejor es mantenerla en el mismo envase de congelación hasta su consumo. Dado que ha sufrido ya un proceso de congelación, no es recomendable esperar más de 24 horas tras la descongelación.

Ahora que sabes cómo congelar coliflor de diferentes formas y cómo descongelarla correctamente, anímate a cocinar con estas recetas de coliflor:

Si te ha gustado el artículo Cómo congelar coliflor, te sugerimos que entres en nuestra categoría de Trucos y técnicas.

Escribir comentario sobre Cómo congelar coliflor

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo congelar coliflor
1 de 3
Cómo congelar coliflor

Volver arriba