Compartir

Receta de Albóndigas de carne picada caseras

Por Cuca , Bloguera de cocina. Actualizado: 14 febrero 2018
Receta de Albóndigas de carne picada caseras

Las albóndigas de carne picada caseras forman parte de las recetas tradicionales que no pueden faltar en nuestro recetario, y es que constituyen un básico de la cocina muy sencillo de ejecutar.

Cuando decidimos adentrarnos en la selva que supone la cocina debemos empezar preparando algunas elaboraciones básicas y sencillas y, cuando las dominemos, ir avanzando hacia platos más complicados. No solo es fundamental para ir cogiendo base, sino porque si aspiramos a mucho sin experiencia previa vamos a terminar frustrándonos y tirando la toalla. Por ello, la receta que comparto esta vez en RecetasGratis es un básico que bien nos puede servir como aperitivo (¿a quién no le gustan unas albóndigas fritas recién hechas?) o como base para otros platos, ya sean guisos, pasta o albóndigas con salsas. ¿Te animas? Es la receta de albóndigas de carne picada fritas básica de mi casa y siempre da muy buen resultado. Si buscas más ideas no dudes visitar mi cocina virtual Los dulces secretos de Cuca.

10 comensales 1h 30m Entrante Dificultad baja
Características adicionales: Coste barato, Frito
Ingredientes:
También te puede interesar: Receta de Bolitas de carne picada con queso
Pasos a seguir para hacer esta receta:
1

Para comenzar a preparar las albóndigas de carne picada caseras, pelamos la cebolla, la partimos en trozos y la ponemos en la picadora. Picamos hasta que esté casi líquida y reservamos.

2

Aparte, en un bol amplio (y a poder ser con tapadera) ponemos la carne picada y la desmenuzamos bien. Añadimos la cebolla casi licuada y con ayuda de un tenedor mezclamos. La cebolla no aportará sabor a las albóndigas caseras pero sí hará que estén jugosas y tiernas por dentro, ¡es un truco infalible!

3

Cascamos los huevos, los vamos añadiendo al bol uno a uno y mezclamos con el tenedor procurando que la carne quede bien hidratada. También ponemos un chorrito de coñac que además de aportar jugosidad hace que las albóndigas de carne picada no tengan un excesivo sabor a carne. Si no tenéis coñac en casa no pasa nada por no ponerlo, a mí a veces se me olvida o no tengo y siguen saliendo muy buenas.

4

Añadimos cuatro cucharadas de pan rallado y mezclamos. La masa de las albóndigas caseras tiene que quedar húmeda y jugosa pero firme como para poder hacer bolitas con ella. Así, vamos añadiendo más pan rallado según veamos que la masa admite. La prueba fundamental es coger una porción de carne e intentar hacer una bolita con ella. Si se queda toda la carne aplastada en las manos es porque está muy jugosa aún y necesita más pan rallado. Si es muy dura y se desmenuza al intentar hacer las albóndigas está muy seca y, por tanto, necesita un huevo más o salvar la situación añadiendo un chorrito de leche.

Truco: Para darle el punto adecuado vamos añadiendo pan o huevo en pequeñas cantidades hasta dar con la textura perfecta.

5

Ponemos un poquito de ajo molido y de pimienta negra en polvo. Podéis poner las especias que más os gusten o no poner ningunas, ¡seguirán estando muy buenas las albóndigas! Y cuando tengamos la masa lista, si tenemos tiempo suficiente, la tapamos y la dejamos reposar en el frigorífico al menos una hora, lo que hará que la masa sea más manejable a la hora de hacer las albóndigas de carne picada caseras. Si no dejamos reposar la masa tampoco pasa nada, ya que las podemos hacer directamente.

6

En una sartén ponemos aceite de oliva suficiente para freír (debe cubrir al menos la mitad de la albóndiga) y la ponemos al fuego. Mientras se calienta, vamos haciendo bolitas con la masa y las ponemos en el aceite cuando este esté caliente para freír las albóndigas caseras. Si está frío, se pueden abrir además de empapar más aceite de la cuenta, por lo que es fundamental esperar a que tome la temperatura adecuada.

Las freímos por un lado, le damos la vuelta y esperamos a que se frían por el otro. Las sacamos, las ponemos sobre papel de cocina para que absorba el exceso de aceite y así hasta terminar con toda la masa.

7

Como os comentaba al principio, se pueden comer fritas, tipo aperitivo acompañadas con salsa barbacoa por ejemplo, o bien utilizar en otras recetas como las albóndigas con tomate y verduras que ya os enseñé a preparar en otra ocasión y encontraréis en mi perfil.

Os aconsejo preparar albóndigas de carne picada caseras en grandes cantidades, meterlas en una bolsa aptar para el congelador y congelarlas, ¡es un gustazo tenerlas a mano para preparar rápidamente ricas recetas!

Si te ha gustado la receta de Albóndigas de carne picada caseras, te sugerimos que entres en nuestra categoría de Recetas de Albóndigas.

Sube la foto de tu Receta de Albóndigas de carne picada caseras

Sube la foto de tu plato

Escribir comentario sobre Albóndigas de carne picada caseras

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido la receta?
1 comentario
Su valoración:
lukano
mañana toca albondigas! vamos a probar y comento.

Receta de Albóndigas de carne picada caseras
Receta de Albóndigas de carne picada caseras

Volver arriba