¿Quién no ha desayunado nunca unas magdalenas? Sencillas, de aceite de oliva, con pepitas de chocolate, pequeñas, grandes... Estos bollos son uno de los platos estrella de la repostería casera, ya que son muy sencillos de elaborar y además tienen múltiples posibilidades. Por su textura esponjosa y suave, las magdalenas son ideales para combinarlas con frutos secos, las darán un toque crujiente muy rico y además las dotarán de muchísimo sabor