Compartir

¿Por qué me quedan las galletas duras? ¿Y blandas?

 
Por Eleonor Fischer, Fotógrafa gastronómica. Actualizado: 8 noviembre 2018
¿Por qué me quedan las galletas duras? ¿Y blandas?

¿A quién no le gustan las galletas? Este delicioso postre siempre está presente en meriendas, fiestas, Navidad o simplemente cuando se te antoje. Disfrutar de ese fragante olor, expandiéndose por nuestra casa es indescriptible ¡Mmm! Sin embargo, aunque las galletas parecen simples de preparar, siempre debes pagar la novatada y… a todos nos pasa. ¿Qué hacer con unas galletas duras o blandas cuando nos han quedado al contrario de lo que pone en una receta?

Aunque al hornear galletas, existen muchos tipos de resultados poco deseables, los más recurrentes son dos: galletas muy duras y galletas muy blandas. Sin embargo, aunque parezcan un problema, en un primer sentido no es así. ¿Por qué? Sigue leyendo este artículo de RecetaGratis sobre ¿por qué me quedan las galletas duras? ¿y blandas? y descubrirás muchos motivos, consejos y secretos culinarios.

 

También te puede interesar: Por qué me queda dura la carne guisada

Tipos de galletas caseras

¿Las galletas blandas o duras son un problema? Depende. En principio las galletas ni son todas duras, ni son todas blandas, esto depende del tipo de galleta. Sin embargo, si preparas un tipo de galletas y te salen al contrario, hay un problema. Es decir, preparas galletas blandas y te salen duras. Por esta razón, resulta interesante conocer un poco sobre los tipos de galletas que existen:

Galletas en barra

Las galletas en barra son muy curiosas, pues están entre medias de los pasteles y las galletas. Aunque se hornean en moldes como pasteles, se cortan en pedazos del tamaño de un bocado. Ejemplo de este tipo de galletas son los brownies y los shortbread. Aquí te dejamos algunas recetas por si te interesan:

Galletas de mantequilla

Este tipo de galleta posee una masa muy consistente, muy semejante a la de tarta. La textura de la masa permite estirarla y cortarla de muchas formas muy creativas. Estas galletas se pueden cubrir con glaseado real o decorarlas de infinitas maneras diferentes. Algunos ejemplos de recetas son:

Galletas de cuchara

¿Por qué se llaman galletas de cuchara? La respuesta es muy simple: porque se colocan sobre la placa directamente con una cuchara. Esta técnica se aplica porque la masa es muy pegajosa (contiene mucha grasa) y no se puede estirar con el rodillo. Estas galletas se expanden en el horno, tomando apariencia circular. Estas son algunas de las recetas de este tipo:

¿Por qué me quedan las galletas duras? ¿Y blandas? - Tipos de galletas caseras

Por qué me quedan las galletas duras

¿Qué es lo más común cuando horneamos galletas? Que nos queden duras... ¡Incluso muchas veces! No pierdas la calma, a todos nos pasa. La galletas duras tienen solución. Por este motivo, aquí te traigo unos motivos posibles y a la vez unos consejos muy útiles para lograr unas galletas esponjosas, suaves y deliciosas. El secreto culinario que todos deseamos saber a voces:

  • Amasaste excesivamente la preparación. Trabajaste mucho la masa, por lo tanto se desarrolló demasiado el gluten. ¿Solución? Cuando amases hazlo muy poco, en especial si ya agregaste la harina. Lo importante es integrar los ingredientes por completo, el trabajo extra sobra.
  • Agregaste demasiada harina. ¿Corrección? Utiliza una taza medidora para calcular con exactitud la cantidad de harina o pesa la porción. Preferiblemente, nunca agarres directamente la harina del empaque con la taza medidora, evita utilizar cualquier taza que no sea la de medición y no calcules “al ojo” porque puedes pasarte con las medidas. Aplica medidas rasas.
  • Utilizaste harina con mucho gluten (proteína), por ejemplo harina de fuerza. ¿Qué debes hacer? Puedes corregirlo reemplazándola por otra con menos proteína. ¿Cuál es el tiipo de harina recomendable para la masa de las galletas? La harina floja (0000 o T45) o harina de repostería. Sin embargo, si prefieres las recetas de galletas esponjosas (también depende de la receta), puedes sustituir una porción de harina (hasta una cuarta parte del total) por maicena. Otra alternativa es sustituir la harina (también hasta 1/4 parte del total) por ingredientes como cacao en polvo, chocolate fundido o frutos secos molidos.
  • Añadiste poca grasa. La solución es simple, coloca ¼ de taza más de mantequilla, así lograrás unas galletas más tiernas.
  • Agregaste poca azúcar. ¿Qué debes hacer? Coloca ¼ de taza más de azúcar.
  • Elegiste una bandeja de horno oscura o negra. Es recomendable que utilices bandejas de aluminio en vez de negras. ¿Por qué? Las bandejas de aluminio exclusivas para hornear galletas, poseen una estructura muy delgada, y esto permite una cocción pareja. Además, así se funde el azúcar y la galleta adquiere un color dorado.
  • Las horneaste por mucho tiempo. Verifica la temperatura de tu horno, recuerda cada horno posee intensidades de calor diferente y por tal motivo varían los tiempos de cocción. Cocina las galletas por un tiempo inferior al recomendado por la receta, siempre vigilando el aspecto de las galletas, hasta obtener el indicado.
  • Cocinaste las galletas a la misma temperatura hasta el final. Baja la temperatura unos minutos antes de finalizar la cocción, así las galletas obtendrán una textura más suave. Utiliza este tip para tus recetas de galletas esponjosas.
  • Retiraste del horno las galletas ya “hechas”. Es muy común que las galletas parezcan en su punto, cuando en realidad se pasaron un poco. El secreto será comprobar si están listas, antes de sacarlas del horno. A las galletas gruesas presiónalas con un dedo, y si dejas huella, puedes retíralas del horno. Mientras que las galletas delgadas en su punto se sienten solidas al tacto y los bordes se ven algo dorados.
  • Seleccionaste mantequilla en vez de manteca vegetal. Aunque la mantequilla deja un sabor delicioso en las galletas, la manteca vegetal se funde a una temperatura mayor, por lo cual las galletas se extienden menos durante la cocción. ¿Qué ocasiona esto? Si las galletas son menos delgadas, poseen una superficie menor, por lo cual la humedad se evapora menos y disminuye la velocidad a la que las galletas se endurecen. ¿Resultado? ¡Galletas más suaves!
  • Olvidaste enfriar las galletas. Lo correcto es primero que esperes 5 minutos sobre la bandeja de horno y luego colócalas sobre una rejilla hasta que se enfríen por completo. Luego, guarda las galletas en un recipiente hermético con un trozo de pan al fondo. Así, se mantendrán blandas.
¿Por qué me quedan las galletas duras? ¿Y blandas? - Por qué me quedan las galletas duras

Cómo ablandar galletas duras

Horneaste un montón de galletas y se endurecieron. ¿Piensas botarlas? ¡Olvídalo! Si no sabes qué hacer con galletas duras, aquí encontrarás un truco infalible y sin complicaciones. ¡Verás que simple!

Agrégale una rebanada de pan, al recipiente donde guardas las galletas. Sí, aunque no lo creas, al agregar pan en el fondo de un frasco (preferible de vidrio), un recipiente con tapa o incluso una bolsa plástica, las galletas se ablandarán. Si no tienes pan, también puedes colocar algunas palomitas de maíz. Es importante que cierres el envase y no lo abras hasta cumplir un lapso de 24 horas. Al día siguiente… ¡sorpresa! Unas galletas suaves y digeribles. Recuerda cambiar el trozo de pan (o palomitas) cada día, así las galletas se mantendrán suaves por algún tiempo.

¿Por qué sucede esto? Cuando una galleta dura y un trozo de pan fresco permanecen 24 horas en un recipiente, pasan dos eventos. La galleta absorbe humedad del aire, mientras que el pan evapora su humedad dentro del recipiente. En ese momento, la humedad del pan es absorbida por los azúcares de la galleta. ¿Resultado final? Unas galletas tiernas y un pan duro.

Estas son algunas de las recetas de galletas que no quedan duras para que te asegures la jugada si tienes pensado elaborarlas:

Por qué me quedan blandas las galletas

Si bien a muchos nos preocupa resolver el problema de unas galletas duras, a otros les agobia la pregunta contraria, ¿por qué no me quedan crujientes las galletas? Como para todo hay solución, en las siguientes líneas encontrarás varias razones posibles. Recuerda considerar que existen varios tipos de galletas, algunas más crujientes y otras más esponjosas pero, si debes corregir una receta de galletas blandas entonces estos tips son para ti:

  • Te excediste con el líquido en la preparación. Un buen ejemplo a citar en este tipo de problema es la proporción del huevo. ¿Cómo lo corriges? Si reduces la cantidad de huevo (elimina uno), usa sólo las yemas o agrega más harina. Otro caso posible es la mantequilla: si eliges una mantequilla de mala calidad puede contener más humedad que grasa y por lo tanto alterar la textura final de la galleta.
  • Cocinaste poco las galletas. Retiraste ante de tiempo las galletas de horno. ¿Cómo lo corriges? Hornea las galletas un rato más, hasta obtener una textura sólida y algo dorada en los bordes.
  • Utilizaste una bandeja de horno muy pequeña. Si usas una bandeja muy pequeña, evitas que se crezca la masa. Adapta el tamaño de la placa, a la cantidad de galletas que deseas preparar.
  • No dejaste enfriar las galletas después de hornearlas. Si guardas las galletas de inmediato o las colocas sobre una superficie plana hasta que enfríen, se humedecerán y ablandarán. Lo correcto es colocar las galletas sobre una rejilla, hasta que se enfríen por completo, esto asegura que sean crujientes y se conserven por más tiempo, como por ejemplo estas galletas de mantequilla y canela.
¿Por qué me quedan las galletas duras? ¿Y blandas? -  Por qué me quedan blandas las galletas

Cómo endurecer galletas blandas

¡Ah! Pero si a nadie gustan unas galletas durísimas, tampoco gustan unas galletas blandas y sin gracia. Por esta razón, también te dejo un truco muy útil para devolverle a tus galletas lo crujiente.

Coloca las galletas en una sartén de teflón (anti-adherente) durante 2 minutos. Pasado el tiempo, cocina la galleta por el otro lado. Así, pierden la humedad que absorbieron. Luego, las retiras de fuego, las dejas enfriar y… ¡a degustar!

¿List@ para cocinar?

¿Preparad@ para aromatizar tu cocina? Esperamos que este artículo de ¿por qué me quedan las galletas duras? ¿y blandas? te haya servido de mucho. No existe nada tan agradable como el olor de unas galletas horneadas para animar a grandes y chicos. Si creías que hacer galletas tenía su maña y ni te atrevías a cocinarlas o te agobiabas por los resultados, ya no hay excusas. Además, aquí tienes muchísimos trucos para hacer unas galletas perfectas. ¡Vamos a hornear!

¿Por qué me quedan las galletas duras? ¿Y blandas? - ¿List@ para cocinar?

Si te ha gustado el artículo ¿Por qué me quedan las galletas duras? ¿Y blandas?, te sugerimos que entres en nuestra categoría de Trucos y técnicas.

Escribir comentario sobre ¿Por qué me quedan las galletas duras? ¿Y blandas?

¿Qué te ha parecido el artículo?

¿Por qué me quedan las galletas duras? ¿Y blandas?
1 de 5
¿Por qué me quedan las galletas duras? ¿Y blandas?

Volver arriba