Compartir
Compartir en:

8 consejos para ahorrar en la cena de Navidad

Añadir a favoritos
8 consejos para ahorrar en la cena de Navidad

Uno de los quebraderos de cabeza que más afectan para esta fechas es pensar en cómo ahorrar en la cena de Navidad porque, aunque creamos que lo tenemos todo controlado, siempre acabamos comprando más de lo que teníamos previsto y los gastos se disparan.

Por eso, en RecetasGratis.net te vamos a dar 8 consejos para ahorrar en la cena de Navidad, además de muchas recetas y platos que puedes hacer para así evitarte disgustos y sorpresas en el último momento. ¡Buenas fiestas!

Planea un menú cerrado

Si quieres ahorrar en la cena de Navidad, la mejor manera para hacerlo es que planifiques un menú cerrado con sus entrantes, sus primeros, sus segundos y sus postres, incluyendo las bebidas y otros extras que pueda haber.

Para ello, es necesario que en primer lugar sepas los invitados que vas a tener. Puedes llamarlos por teléfono o utilizar las diferentes redes sociales que existen para confirmar su asistencia y así evitarte sorpresas de última hora.

Una vez sepas los comensales que van a venir a tu cena de Navidad, confecciona un menú cerrado con los platos que cocinarás exactamente. Si no haces esto y empiezas a añadir caprichos o extras los últimos días antes de la cena, seguramente no controlarás el gasto total y acabarás gastando más de lo que tenías planeado.

Eso sí, sé realista, y si tienes 15 invitados en casa el día de Navidad, haz un menú para 15-16 personas por si acaso falta alguien o viene alguien más. Un menú típico de Navidad que puedes hacer si te lo puedes permitir es por ejemplo y en orden de degustación:

Calcula tu presupuesto

El siguiente paso para saber cómo ahorrar en la cena de Navidad es calcular un presupuesto ajustado un vez sepas el menú que vas a elaborar. Se trata de no salirte del presupuesto y no comprar cosas que no necesitas para la cena, así evitarás gastarte más dinero del que tenías planeado.

Para saber el presupuesto del que dispones elabora una lista con todos los ingredientes y sus cantidades que necesitas para elaborar el menú de la cena de Navidad, incluyendo las bebidas y los posibles extras que se comen después del postre como los turrones o los polvorones. Si quieres ahorrar aún más dinero en vez de comprarlos puedes elaborarlos tú mismo echándole un vistazo a la siguientes recetas que te recomendamos:

Cuando tengas la lista con todo lo que necesitas, calcula aproximadamente lo que vale cada producto/ingrediente, súmalo todo y obtendrás un presupuesto aproximado para saber qué dinero te vas a gastar y así poder ahorrar en Navidad sin comprar caprichos de última hora.

Compra antes de diciembre

Por todos es sabido que los precios se disparan en diciembre por todas las fechas señaladas que hay en este mes, no tan solo en cuestión de productos comestibles sino en todo tipo de productos comerciales. Así que una buena forma de ahorrar en la cena de Navidad es comprando con antelación todos los productos que puedas antes de que suban los precios, y sólo comprar los productos frescos los días previos a la fiesta, como las frutas y las verduras.

Con los productos secos como las bebidas, la latas de conservas, los dulces, etc... no hay problema porque puedes guardarlos tranquilamente en tu despensa hasta el día señalado pero, con los pescados, mariscos, y carnes que vayas a necesitar para elaborar tu menú navideño la cosa cambia, así que lo ideal es que los congeles enteros o en porciones hasta que los vayas a utilizar y así, cuando los descongeles, conservarán todo su sabor y te habrás ahorrado más dinero del que te imaginas comprándolos uno o dos meses antes.

Asimismo, también puedes comprar muchos pescados y mariscos ya congelados, o incluso preparar algunos caldos o sopas navideños y congelarlos hasta la cena de Navidad, así no solo te habrás ahorrado dinero sino también tiempo. Si quieres saber cómo preparar algunas sopas y caldos caseros de Navidad puedes visitar estas recetas recomendadas:

Busca alternativas a productos caros

Si bien es cierto que algunos productos como el pavo o los mariscos ya son caros de por sí y más en estas fechas, siempre podemos optar por buscar alternativas a estos ingredientes para ahorrar en la cena de Navidad aún más. Por ejemplo, en vez de utilizar para cenar pavo o capón, podemos hacer pollo relleno o magret de pato; y en vez de utilizar cordero, cochinillo o solomillo, podemos preparar una pierna de cerdo al horno o un conejo al horno con patatas.

En cuento a los pescados, los que más se encarecen para Navidad son la lubina, el besugo y la merluza, por lo que puedes hacer unas sardinas al horno; en cambio, los mariscos siempre son caros. Así que piensa bien qué harás para la cena de Navidad y si no puedes permitirte hacer un menú típico, siempre puedes echar mano de estas otras alternativas.

Otra forma de ahorrar en Navidad también es comprando productos de marcas blancas y aprovechar los productos de temporada. Casi siempre los productos con marcas blancas son fabricados en el mismo sitio y con los mismos ingredientes que sus homólogos conocidos, por lo que obtendrás la misma calidad a un menor precio. Y qué decir de los productos de temporada, que son mucho más baratos en su época y también podemos hacer grandes platos y acompañamientos con ellos como una mermelada de uvas o un flan de castañas.

Aprovecha las ofertas

Otra buena forma de saber cómo ahorrar en la cena de Navidad es dedicar un tiempo a buscar ofertas y comparar precios en varios supermercados o desde casa por Internet. Muchos de los establecimientos de comida, supermercados y grandes superficies tienen grandes ofertas en productos de alimentación ya desde el mes de noviembre, así que fíjate en los 2x1, 3x1, precios por unidad o precios por kilo y, si sale a cuenta, no te lo pienses y compra directamente todo aquello que puedas conservar o congelar hasta la cena de Navidad.

Si eres de los de la vieja escuela tendrás que dar vueltas por varias tiendas para comparar antes de poder comprar las mejores ofertas y aquellos productos que te interesen pero sino, hay muchas páginas webs en Internet que comparan precios de miles de productos y establecimientos. Además, también puedes aprovechar las gangas de última hora que ponen algunos establecimientos de comida a la venta, pero ten cuidado, porque a veces puede ser arriesgado.

Gasta poco a poco

Lo por que puedes hacer para ahorrar en la cena de Navidad es comprarlo todo a última hora, así que si no quieres gastarte más dinero del que deberías, te aconsejamos que gastes tu dinero escalonadamente, es decir, poco a poco y mes a mes hasta la fecha señalada.

Puedes comprar una semana las bebidas, otra semana las conservas en lata, otra semana los turrones, otra semana el marisco congelado, y así hasta que lo tengas todo para cena de Navidad. De esta manera, tu bolsillo no se verá afectado por una gran caída en diciembre y podrás distribuirte mejor tus ahorros para las fiestas.

Con el marisco congelado que compres con antelación, puedes elaborar algunas de estas recetas fáciles que te indicamos seguidamente:

Todos participan trayendo algo

Si no puedes permitirte pagar tú toda la comida, no te preocupes porque siempre tienes la opción de decirle a tus familiares o amigos que traigan algo cada uno. Por ejemplo, mientras unos traen unas botellas de cava, otros pueden traer el postre y otros algunos aperitivos con hojaldre. Así no tendrás que gastarte tanto dinero tú solo, podrás ahorrar en la cena de Navidad y habrá comida para todos los gustos. Eso sí, tiene que ser algo que puedan transportar fácilmente y que se pueda conservar correctamente hasta que empecéis a comer.

Aquí tienes algunas ideas de aperitivos y postres fáciles que pueden traer tus invitados a la cena de Navidad sin problemas:

Aprovecha las sobras

Tras haber invertido tiempo y dinero en pensar, comprar y hacer tu menú navideño, lo mínimo que puedes hacer, una vez pase ese día, es aprovechar todas las sobras que tengamos para elaborar otras recetas o platos con esos ingredientes sobrantes.

Así que el último consejo que te damos para ahorrar en la cena de Navidad es que no tires nada de los que ya está cocinado, así tendrás comida que podrás congelar y comer o preparar para los siguientes días. Por ejemplo, si has cocinado un pavo relleno al horno puedes aprovechar las sobras para hacer un sabroso sándwich de pavo y queso; o si has preparado un solomillo Wellington tranquilamente puedes cocinar al día siguiente un plato de canelones caseros. ¡ Y a disfrutar!

Si te ha gustado el artículo 8 consejos para ahorrar en la cena de Navidad, te sugerimos que entres en nuestra categoría de Otros mariscos.

Información adicional
Añadir a favoritos
Comentarios (0)

Escribir comentario sobre 8 consejos para ahorrar en la cena de Navidad

¿Qué te ha parecido el artículo?

8 consejos para ahorrar en la cena de Navidad
1 de 9
8 consejos para ahorrar en la cena de Navidad