Compartir

Cómo aprovechar el pan duro - Recetas y trucos

 
Por Eleonor Fischer, Fotógrafa gastronómica. 31 marzo 2020
Cómo aprovechar el pan duro - Recetas y trucos

¿Te ha quedado el pan duro? ¿Parece casi incomestible? Si es así, ¡no lo deseches! En RecetasGratis te explicamos por qué te sale el pan duro para que nunca más te vuelva a pasar y, además, te contamos cómo aprovecharlo.

Con los trucos que compartiremos lograrás devolverle su textura original a ese pan duro, de manera que también son aplicables a aquellos panes que se han endurecido por el paso de las horas. Por supuesto, también explicaremos cómo aprovechar el pan duro con deliciosas y sencillas recetas. ¡Sigue leyendo!

También te puede interesar: Cómo ablandar pan duro

Por qué me queda el pan duro

Antes de explicar cómo aprovechar el pan duro vamos a por qué ocurre esto, así podrás evitar que vuelva a sucederte en caso de estar horneando tu propio pan. Resolver este pequeño enigma culinario quizá es la clave para lograr un pan ideal, pues, al identificar el error, comprendemos mejor el proceso y esto nos garantiza el éxito en próximas preparaciones. Pensando en esto, los motivos más habituales que pueden explicar por qué te sale el pan duro son los siguientes:

  • Demasiado vapor en el horno. Mucho vapor produce una corteza muy dura y poco vapor muy blanda. Para evitar exceso de vapor en el horno coloca un envase metálico con agua, justo antes de meter el pan. Después, retíralo cumplidos entre 5 y 10 minutos.
  • Precalentar el horno a temperatura muy alta y sin vapor. Esto puede endurecer la corteza muy rápido, impidiendo que el pan crezca. Así el pan te queda muy compacto y seco.
  • Exceso de líquido en la masa y/o mucha harina. Si el pan te queda muy compacto, quizá agregaste líquidos de más, ya que esto provoca que no crezca en el horno como debería. Para corregir este problema, agrega un poquito de harina a la masa (sobre la encimera, en forma de lluvia), trabájala muy bien, deja que repose 5 minutos y repite este ciclo una vez más. Cuando termines este proceso, la masa estará lista para su primera fermentación o reposo largo. Nunca agregues harina en exceso o el resultado final será igualmente un pan duro, muy compacto o apelmazado.
  • Trabajar la masa poco tiempo. Otra motivo por el que el pan te queda muy compacto o duro proviene de no amasar lo suficiente y correctamente. Para obtener una textura suave debes desarrollar el gluten. Para ello, amasa de forma adecuada, como mínimo durante 10 minutos.
  • Obviar el tiempo de descanso de la masa (tiempo de fermentación). Si eliminas este tiempo, el pan te queda muy compacto y poco desarrollado.
  • Excederse en la cocción o en la temperatura. Ambos factores pueden proporcionarte un pan seco, que se rompe o desmenuza.

No te pierdas este otro artículo en el que te explicamos Cómo hacer pan casero y te contamos todos los trucos que debes tener en cuenta para conseguir un pan esponjoso y mullido.

¿Se puede recuperar el pan duro?

Seguro que alguna vez has comprado pan en exceso que se ha ido acumulando. Al pasar los días, tienes mucho pan pero con una textura muy dura, casi incomestible. Quizá lo primero que piensas es en tirarlo, pero no lo hagas, porque ese pan tiene muchísimas posibilidades culinarias. De esta forma, sí se puede recuperar el pan duro. Así mismo, el pan que se pone duro al hornear, es decir, el recién hecho, también se puede recuperar.

Pero, ¿cómo recuperar pan duro? La respuesta se resume en dos formas básicas: ablandarlo para consumirlo, casi tan suave como el primer día, o utilizarlo como ingrediente para otras recetas. Ambas formas resultan muy fáciles de aplicar y lo resultados son excelentes. Sigue leyendo y descubre qué hacer con el pan duro o apelmazado.

Para ablandarlo, consulta este artículo: "Cómo ablandar pan duro".

Cómo aprovechar el pan duro

Ya en este punto, sabemos que el pan duro, bajo ninguna circunstancia se tira, pues podemos recuperarlo fácilmente para degustarlo casi tan bueno como el primer día. Así mismo, el pan viejo es tan versátil, que da para mucho más. Es aquí donde entra nuestra creatividad, dándole multiplicidad de usos culinarios al pan duro para emplearlo en diversas preparaciones. Aunque, bien es cierto que las recetas de aprovechamiento no son ninguna novedad, ya que representan opciones clásicas para no desperdiciar comida y ahorrar, también es verdad que siempre podemos darles un giro magistral y disfrutar de platos muy creativos y sabrosos.

Por esta razón, aquí recopilamos las formas clásicas para aprovechar el pan duro y sus usos en la cocina, como antesala a una selección de recetas magníficas:

Haz picatostes con el pan duro

El pan duro cortado en cubos se convierte en: ¡versátiles picatostes! Perfectos acompañantes de sopas, cremas y otros platillos. Elaborar picatostes caseros es muy sencillo, simplemente consiste en cortar, tostar o freír y servir.

Prepara tostadas

El pan duro en rodajas se puede tostar en el horno, en la sartén, en el microondas o en la tostadora para emplearlo de múltiples formas. Puedes, simplemente, utilizar esta tostada para desayunar con un poco de embutido o ir un paso más allá y cocinar paninis, tostas (que son rodajas de pan con carne como lomo, queso, verduras...) o elaborar canapés. Las posibilidades son infinitas y te permiten aprovechar el pan duro de una forma muy eficaz.

Elabora tu propio pan rallado

¡Buenas noticias!, ya no tienes que comprar pan rallado en la vida, simplemente prepáralo en casa. El pan molido tiene muchas aplicaciones en la cocina: espesa salsas, le da cuerpo a ciertas preparaciones y sirve para rebozar alimentos. Por todo ello, siempre deberíamos tener una buena ración en la despensa. Así que, ¿se te ocurre mejor modo de aprovechar el pan viejo?

Además, al preparar tu propio pan rallado, tienes la opción de condimentarlo a tu gusto y añadir un toque de cilantro, ajo en polvo, perejil, pimienta, orégano u otras especias. De esta forma, disfrutarás de un sabor diferente para cada ocasión o receta.

Úsalo como sustituto de los cereales de desayuno

El pan mojado en leche puede sustituir a cualquier cereal, lo único que necesitas es echarle imaginación agregándole granola, frutos secos o frutas deshidratadas o frescas, ¡qué rico! Por otra parte, en algunas preparaciones saladas, también se usa el pan en trozos para dar consistencias a ciertas recetas, especialmente sopas y salsas.

Si te apetece conocer recetas hechas con pan duro, ¡sigue leyendo!

Cómo aprovechar el pan duro - Recetas y trucos - Cómo aprovechar el pan duro

Recetas con pan duro

Si se trata de recetas de aprovechamiento, el pan duro tiene infinidad de opciones para que jamás se desperdicie en tu casa. Sean preparaciones dulces o saladas, siempre hay una receta que necesita de este ingrediente (en sus diferentes versiones). Por este motivo, hemos recopilado para ti una serie de recetas con pan duro dulces y saladas, fáciles, muy útiles y sabrosas que te encantarán.

Torrijas de pan duro

¡Las tradicionales torrijas! Típicas de Semana Santa (y buenas para todo el año), resultan una manera sabrosísima de aprovechar el pan duro. Además, aunque las torrijas son un postre clásico, posee miles de versiones, así que puedes comerlas todo el año sin aburrirte: torrijas con miel, vino dulce, crema pastelera, chocolate blanco, leche y zumo de naranja, en almíbar, veganas, etc. Dicho esto, te dejamos aquí la receta de las torrijas de la abuela:

Los ingredientes son:

  • 1 barra de pan viejo (mínimo de 1 o 2 días)
  • 1 litro de leche
  • 2 huevos
  • 1 rama de canela
  • 1 pizca de canela en polvo
  • 200 g de azúcar
  • 1 vaso de aceite de girasol
  • 1 trozo de cáscara de limón (sirve también ralladura de naranja o estrellas de anís)

Para hacer esta receta con pan duro y disfrutar de su delicioso sabor, sigue estos pasos:

  1. Calienta la leche en un cazo con la canela, el azúcar y la piel de limón. Remueve un poco y deja que el azúcar se disuelva. Cuando la leche se aromatice, retírala del fuego y deja que se enfríe a temperatura ambiente.
  2. Corta el pan en rodajas de aproximadamente 2 cm.
  3. Bate los huevos y resérvalos en un recipiente.
  4. Cuela la leche para retirar la canela y la piel de limón y déjala en otro recipiente.
  5. Calienta el aceite en una sartén.
  6. Remoja las piezas de pan primero en la leche y luego en el huevo. Moja las rodajas en la leche y déjalas allí hasta que se impregnen por completo, pero sin que lleguen a romperse.
  7. Fríe las torrijas y déjalas sobre papel absorbente conforme se vayan haciendo.
  8. Espolvoréalas con azúcar mezclado con canela en polvo.

Descubre todos los detalles en la Receta de torrijas de la abuela. Y si quieres más recetas similares, no te pierdas estas ideas:

    Cómo aprovechar el pan duro - Recetas y trucos - Recetas con pan duro

    Tostadas francesas, un desayuno con pan duro delicioso

    Las famosísimas tostadas francesas resultan ideales para el desayuno, la merienda o hasta la hora del postre, y, ¡qué ricas quedan con pan viejo! Y aunque te traemos la receta tradicional, también puedes disfrutarla en una versión ligera.

    Ingredientes para hacer esta receta con pan duro:

    • 2 cdtas de canela en polvo
    • ½ taza de leche
    • ½ cdta de sal
    • 1 cdta de esencia de vainilla
    • 6 huevos grandes
    • 10-12 rodajas del pan de molde duro
    • 1 bote mantequilla
    • Sirope

    Paso a paso:

    1. Coloca en un cuenco canela, leche, sal y vainilla. Unifica todos los ingredientes y reserva.
    2. Bate los huevos. Una vez batidos, incorpóralos a la mezcla anterior y mezcla..
    3. Sumerge la rodaja de pan en la preparación reservada. Hazlo ligeramente y escúrrela. El pan debe impregnarse por completo, pero no debe quedar empapado.
    4. Fríe las rodajas de pan en la sartén. Deposita margarina o mantequilla sobre la sartén para fundirla y freír las tostadas en ella. Una vez dorada una cara, voltea la pieza de pan y repite el procedimiento, por el otro lado. Sigue así, hasta agotar la mezcla.
    5. Sirve inmediatamente. Si quieres disfrutar de unas tostadas francesas espectaculares y en pleno esplendor, hazlo apenas terminen de cocinarse, así conservan su textura ideal. Después, espolvoréalas con canela y acompáñalas con alguna de estas opciones: frutas frescas, helado, siropes y, ¡con lo que se te antoje!

    Si quieres hacer unas tostadas francesas más ligeras, no te pierdas esta receta: "Tostadas francesas light".

    ¿Qué otras recetas se te ocurren para emplear el pan de molde duro u otro tipo de rebanadas de pan viejo? Si por ahora no te viene nada a la mente, mira estas dos propuestas, seguro que te gustará alguna:

      Tarta de pan duro

      Los pasteles a base de pan resultan irresistibles, quizás poseen una textura consistente pero muy sedosa, cremosa y algo jugosa. ¿Se te ocurre una mejor forma de aprovechar el pan viejo?

      Ingredientes para esta receta con pan duro:

      • 8-10 panes (de cualquier clase)
      • 1 tarro de leche evaporada
      • 1 tarro de leche condensada
      • 1 taza y media de azúcar
      • 1 taza y media de pasas
      • 3 huevos
      • 1 pizca de canela molida (al gusto)
      • 1 pizca de clavos de olor (al gusto)
      • 1 chorrito de esencia de vainilla (al gusto)

      Pasos a seguir:

      1. Sumerge el pan en la leche evaporada y déjalo hasta que se deshaga. Precalienta el horno a 200 °C.
      2. Incorpora el resto de los ingredientes: azúcar, huevos,leche condensada, vainilla, canela, clavos de olor y pasas. Remueve muy bien hasta que todos los ingredientes se incorporen por completo.
      3. Vierte la mezcla en un molde acaramelado. Prepara un caramelo previamente, vacíalo en el molde, deja que se enfríe y resérvalo hasta este momento. Puedes hacerlo siguiendo cualquiera de las recetas que aparecen en el artículo de Cómo hacer caramelo para budín de pan.
      4. Hornea al baño María a 180 °C entre 45 minutos y 1 hora o hasta que al pinchar el pastel con un palillo salga muy poca humedad (casi seco). La temperatura del horno y el tiempo varían en función de cada horno doméstico (debes encontrarle el punto al tuyo).
      5. Saca la tarta, deja que se enfríe durante 5 o 10 minutos y desmolda antes de que se seque el caramelo.

      Si te quedaste con ganas de más tartas de pan duro, consulta estas recetas:

      Gazpacho, una receta con pan de ayer

      En la gastronomía española, el gazpacho es una de las recetas por excelencia del verano, ya que nos permite refrescarnos a la vez que consumimos una bebida llena de nutrientes. No requiere cocción y se hace con pan del día anterior, aunque también sirve pan muy duro.

      Ingredientes para hacer gazpacho:

      • 5 tomates
      • 100 g de pan del día anterior
      • 1 pepino
      • 1 diente de ajo
      • 1 cebolla
      • 1 pimiento verde
      • 50 ml de aceite de oliva
      • 300 ml de agua
      • 1 pizca de sal
      • 1 pizca de pimienta

      Pasos a seguir:

      1. Lava y trocea todos los ingredientes. La cebolla y el ajo deberás pelarlos antes, los tomates se usan con piel.
      2. Corta el pan e introduce todos los ingredientes en la licuadora. También puedes usar una batidora eléctrica de mano.
      3. Tritura todo hasta obtener una mezcla homogénea. Si quieres que quede más líquido, añade más agua.
      4. Pasa el gazpacho por un colador para que quede todavía más fino.

      Consulta la receta paso a paso: "Gazpacho extremeño". Otras recetas con pan duro de gazpacho son la siguientes:

      Capirotada, un dulce con pan duro típico de México

      Si en España son típicas las torrijas durante la época de Cuaresma y Semana Santa, en México encontramos la capirotada, una receta que también tiene múltiples versiones. Además, esta una de la recetas con pan duro sin horno más deliciosas que existen. A continuación, te enseñamos a preparar la tradicional capirotada blanca.

      Ingredientes para hacer capirotada:

      • 1 taza de agua
      • 800 ml de leche evaporada
      • 400 g de leche condensada
      • 250 g de piloncillo
      • 2 clavos de olor
      • 2 granos de pimienta negra
      • 1 rama de canela
      • media cucharadita de bicarbonato
      • 100 ml de aceite
      • 70 g de mantequilla
      • 1 bolillo de días anteriores (pan pequeño o media barra)

      Los pasos que debes seguir son estos:

      1. Calienta el agua con la leche evaporada y, cuando esté templada, añade la leche condensada, los clavos, el piloncillo, la pimienta, el bicarbonato y la canela, todo ello sin dejar de mezclar. Cocina hasta que se deshaga el piloncillo y aparta.
      2. Corta el bolillo (pan) en rodajas y fríelas en una sartén con la mantequilla y el aceite calientes.
      3. Sirve las rebanadas de pan con la salsa anterior, pasas y coco rallado.

      Todos los detalles de la receta aquí: "Capirotada blanca de lechera".

      Recetas con pan duro sin horno

      Y si buscas específicamente recetas con pan duro pero sin horno, a continuación te dejamos una selección de las mejores:

      Si te ha gustado el artículo Cómo aprovechar el pan duro - Recetas y trucos, te sugerimos que entres en nuestra categoría de Trucos y técnicas.

      Escribir comentario sobre Cómo aprovechar el pan duro - Recetas y trucos

      ¿Qué te ha parecido el artículo?

      Cómo aprovechar el pan duro - Recetas y trucos
      1 de 7
      Cómo aprovechar el pan duro - Recetas y trucos

      Volver arriba